Afectará la automatización las distintas profesiones

Omar Marroquín Pacheco

Según estimaciones de The Economic, para el año 2037 un 47% de los empleos realizados por humanos, serán remplazados por robots, aún aquellos asociados a una formación universitaria.

El Foro Económico Mundial calcula que entre 2015 y 2020 se perderán 7.1 millones de empleos en el mundo, a medida que la inteligencia artificial y la robótica, la nanotecnología y otros factores socioeconómicos remplacen la necesidad de empleos humanos.

Y esto no es ficción el MIT Technology Rewiev, advierte que el actual debate de los salarios mínimos en las cadenas de comida rápida en los Estados Unidos, aceleraría su propia automatización. En esa misma línea de pensamiento se encuentra Silicon Valley, planteando a su vez el establecimiento o creación de un ingreso básico universal, esto para contrarrestar el masivo desempleo que generarían estas nuevas tecnologías.

Si pensamos por un instante en el trabajo de nuestros bisabuelos, abuelos y padres durante el Siglo XX, surgieron y desaparecieron cientos de oficios en la medida que nuevas tecnologías surgían y se consolidaban, según estudios realizados en Estados Unidos se calculo que para el año 1910 alrededor del 32% se dedicaba a la agricultura, mientras que los profesionales y técnicos no superaban el 5%, 90 años después solamente un 1% permanecía en el campo, mientras que aquellos con formación profesional representaban el 23%.

Cuales son los empleos de hoy en día: expertos en redes sociales, data scientist, renderistas, especialistas en drones, desarrolladores de aplicaciones, creadores de realidades virtuales, arquitectos especialistas en impresiones 3D, etc. Para poder satisfacer la demanda del mercado, se tiene que aprender nuevas tecnologías y desarrollar nuevas habilidades que antes no eran valoradas por el mercado.

Uber es un claro ejemplo de cómo ha generado nuevas economías, pero no necesariamente han creado empleos de calidad, donde regularmente no existen pensiones, ni seguridad social, ni vacaciones pagadas, todo bajo la sombrilla de freelance.

¿Qué tienen en común los empleos difíciles de remplazo? Que muchos de ellos requieren un alto grado de interacción humana, con un bajo porcentaje de actividades repetitivas en un día laboral.

Estudios realizados en la Universidad de Harvard, concluyen que aquellos empleados que combinen con éxito habilidades matemáticas y sociales, encontrarán mejores oportunidades.

Para nadie es un secreto que las computadoras y los software, han eliminado tediosas actividades repetitivas, optimizando la producción de material técnico, con lo que cada vez se necesitan menos profesionales para realizar trabajos mucho más complejos.