La vivienda social en América latina y el Caribe

Omar Marroquín Pacheco

Realizando un análisis a las soluciones planteadas en ALC, en la construcción de viviendas de interés social, fueron bien intencionadas según los expertos, pero se equivocaron al no poder conectar a los residentes de estos asentamientos humanos con su entorno.

Las soluciones planteadas pudieron ser mucho más amigables, saludables y mucho más sostenibles por el mismo costo invertido, pero cual es la realidad hoy por hoy, los asentamientos ejercen un efecto de amortiguamiento sobre los residentes y en última instancia los vuelve insostenibles.

La explicación a este planteamiento de desarrollo de vivienda social en ALC, por parte de los técnicos gubernamentales obedeció a un experimento social mal concebido amarrado a un experimento utópico de industrialización.

Con solo aplicar soluciones practicas, con algunas modificaciones menores, cumpliendo con las condiciones locales, pudieron tener mejores resultados, ahora se tiene que llegar a una transición acelerada a un tipo de solución de vivienda más robusta, y mucho más sensible al futuro.

Se ha podido observar que en estos asentamientos existe un proceso de auto organización, donde se busca el desarrollo de reglas básicas que algunos estudiosos denominan “códigos generadores”, ejemplo el desarrollo de estos asentamientos se adapta sutilmente a la topografía del terreno, existen diferenciaciones de funciones comerciales etc.

El problema fundamental lo constituye que la respuesta a la problemática observada en los asentamientos humanos precarios, viene las intervenciones de arriba hacia abajo, para revertirlo es decir que las intervenciones se hagan de abajo hacia arriba, se han desarrollados los códigos generadores, en donde los resultados de los estudios e investigaciones marcan las pautas para generar los marcos legales.

En otras palabras el diseño de estos asentamientos humanos deben responder a criterios de la topografía, el tamaño de las calles, estudio de los flujos óptimos determinados por recorridos a pie sobre el terreno, luego de esto puede comenzar el proceso de lotificación.

Los técnicos tenemos el reto de generar o crear buenos procesos sobre circunstancias que presentan muchas restricciones y obstáculos. Profundizando en los detalles del diseño, la calle debe diseñarse apegándose a la topografía y a las conexiones con el exterior, se deben estudiar los espacios urbanos, entendidos como nodos que deben comunicarse con las calles, después vienen las calles secundarias que alimenten las vías principales, luego viene la ubicación de los lotes y así se definen los espacios urbanos.