Thelma Pueblos

Ollantay Itzamná

Thelma no representa al pueblo maya. Ella representa a las comunidades organizadas de los cuatro pueblos de Guatemala (Mestizo, Maya, Xinca y Garífuna) articulados, ahora, en MLP. La plurinacionalidad no es un discurso para Thelma, es una vivencia de 26 años de ejercicio y defensa de derechos en los territorios.

Guatemala, “país chiquito de inmensos volcanes donde todo queda lejos”, nuevamente es noticia mundial porque una mujer indígena maya empobrecida, sin “cualificación” académica, hace una disrupción política sin precedentes.

“Yo soy Thelma Cabrera, soy mujer maya mam, defensora de derechos humanos y derechos de la Madre Tierra. Las comunidades en resistencia, en asamblea, me eligieron para ser candidata a la presidencia de la República por el Movimiento para la Liberación de los Pueblos (MLP). Aquí nadie buscó un hueso… Fue decisión asamblearia para recuperar todo lo que se ha privatizado… para impulsar un proceso constituyente… para crear el Estado Plurinacional, porque los pueblos no tenemos Estado”, así se presenta Thelma Cabrera, sin soltar su bandera (hecha a mano) donde resalta un volcán con sol naciente.

Ella, de 49 años de edad, con su sencillez, belleza natural, claridad de ideas, y dignidad que irradia, en las últimas semanas ha inyectado “entusiasmo” en la apática coyuntura electoral en la que Guatemala elegirá a su próximo gobernante nacional, legisladores y autoridades municipales, el 16 de junio.

No se autodefine como “lidereza” (individuo liberal), se asume como defensora de derechos. No sólo de los derechos humanos, sino también derechos de la Madre Tierra. Es decir, Ella supera el antropocentrismo occidental y nos revela la identidad cosmocéntrica de lo humano. Esta autoidentificación está relacionada con la propuesta del Buen Vivir que platea el MLP.

Thelma asume su ser de mujer indígena (en una sociedad racista y machista), como sujeta con dignidad. No como víctima. Por ello proclama las históricas agenda irresueltas de los pueblos con dignidad y gallardía, mas nunca clamando conmiseración.

Fuente: https://ollantayitzamna.wordpress.com
.

Comparte, si te gusto