Contaminación por pláticos y propuestas de solución

Omar Marroquín Pacheco

La evolución de la especie humana reconoce distintos momentos que sintetizan su evolución, a saber: Edad de Piedra, de Hierro y la Edad de Bronce, por mencionar algunas. El hombre moderno pertenece sin dudarlo a la Era de los Polímeros, que es igual a la Era del Plástico.

Cada una de las distintas Eras se representa por los elementos y sus avances potenciales, que en su tiempo enfrentaron una batalla de adecuación coronada por la sustentabilidad que otorgaron a la sociedad en su tiempo. El plástico sin lugar a dudas desde su descubrimiento en el lejano 1863, se abrió camino y aprendió a fusionar en su esencia un toque de sustitución y eficacia que fue capaz de lanzarlo como un producto catalogado como moderno por excelencia.

La facilidad de ser moldeado, su resistencia y conservación, sumado a esto su bajo costo de producción, incremento de manera acelerada su nivel de demanda, siendo ahí cuando un bien general, se convierte en una de nuestras mayores amenazas en la actualidad.

Si analizamos la generación de plásticos en México, con un promedio de 300 toneladas al año, del cual solamente el 15% llega al proceso de reciclaje, el resto 85% flota en los océanos, abastece las calles y basureros.

Un siglo después de su descubrimiento, el plástico es hoy por hoy un símbolo de contaminación, cómplice involuntario del incremento de la temperatura en los mares, deshielo de los polos y otros tantos problemas ambientales, pero aún así no se disminuye el potencial de uso, todo lo contrario.

Se debe de afrontar este problema en una forma proactiva, atendiendo de manera paralela una de las necesidades más básicas de los seres humanos: el lugar que habitamos y los utensilios que nos dan seguridad y armonía, bajo estas circunstancia han existido emprendimientos como por ejemplo hace una década el inventor guatemalteco Mario Alberto Pacheco Aldana, propuso la utilización de plástico reciclado para la producción de vivienda de interés social, pero como suele pasar en nuestro país no encontró el respaldo para impulsar su invención, con lo cual se abordaban dos problemas de primer orden, la contaminación por plásticos que se reciclan y atacar frontalmente el problema de vivienda que día con día nos rebasa sin una solución visible a corto y mediano plazo.

Otro emprendimiento solo que mexicano es la misma idea de Mario Pacheco, construcción de vivienda cuyo elemento principal lo constituyen los plásticos reciclados.

Los mexicanos en la producción de vivienda de interés social generada por los plásticos reciclados, según indican se tienen ahorros del orden del 30% del precio de la vivienda construida de forma tradicional, ellos en la producción han incorporado la energía solar, en consecuencia lo fabricado lo hacen por medio de energía limpia, donde se minimizan las emisiones de contaminantes mitigando las emisiones de los gases de efecto de invernadero.

Esta empresa produce a demás de vivienda, cercas, duelas, pérgolas, postes, escaleras, rejillas, pallets para colocar productos, tarimas, placas para trenes, sanitarios, mesas y bancas.

La idea fundamental es buscarle un sitio adecuado al plástico, en esta lucha contra la contaminación que produce, con este emprendimiento al final se cuidan los distintos ecosistemas, la flora y la fauna.

Finalmente también se ayuda a la economía de los países con este tipo de emprendimientos, ya que la fabricación se da en menor tiempo y a un costo menor, nuestro país y las autoridades responsables deberían de enfocarse a este tipo de soluciones que ya fueron planteadas hace ya una década, dicho en otra manera, llevamos ya una período de 10 años de retraso, se deben de generar artículos estéticos, ecológicos, sustentables e innovadores