Por una Centroamérica más resiliente

Omar Marroquín Pacheco

Se parte de la complejidad del escenario que vive Centroamérica, región que ha perdido anualmente el equivalente del 1% del PIB, en la última década, esto provocado por los desastres naturales.

Después de África, Centroamérica presenta el crecimiento urbano más rápido, al hablar de CA de más de 50 millones de personas, viviendo en las principales ciudades para el año 2050, expuestas a muchas amenazas naturales y potencializadas por el cambio climático.

Es evidente que la región maneja sus vulnerabilidades cotidianamente y ha aprendido a diseñar estrategias de resiliencia, en los diferentes grupos: mujeres, indígenas, personas con discapacidad etc.

Es importante señalar que es necesario implementar mecanismos para llevar poderes de decisión hacia las comunidades vulnerables, por medio de enfoques de desarrollo impulsado por la misma comunidad.

También es necesario actuar en diferentes niveles territoriales, después de algunos desastres el Mitch por ejemplo, CA ha trabajado en construir un marco de política adecuada que hace el abordaje de la gestión transversal del riesgo a desastres y la adaptación al cambio climático.

Otro factor de suma importancia lo constituye la planificación urbana, como se acoto al principio CA tiene el segundo lugar en crecimiento urbano a nivel mundial, por lo que se hace necesario que los gobiernos aumenten los recursos asignados para la planificación territorial sensible a los riesgos a desastres y a la intervención de regeneración urbana y el mejoramiento integral de barrios.

El cambio climático no es excluyente, por lo que se debe integrar a las distintas agendas, para no tener dispersión de recursos que son tan limitados.

Por lo variable y recurrente de los efectos del cambio climático, es de vital importancia que los gobiernos cuenten con una estrategia de financiamiento del riesgo de desastres.

Comparte, si te gusto