Ojo por ojo en La Antigua Guatemala

Miguel Ángel Sandoval

No se trata de una metáfora. Es la expresión clara de que en la alcaldía de esa ciudad todo se vale, incluyendo la justicia por propia mano. Es lo que dicen las mantas vinílicas que se pueden observar en el mercado de esa ciudad. Que sin duda son expresión del nivel que tiene la delincuencia ante la falta de medidas oficiales. Con advertencias con el escudo municipal se lee que los delincuentes “serán ajusticiados”. Es un tema grave pues La Antigua Guatemala es una ciudad patrimonio cultural de la humanidad y se vende por el mundo como el secreto mejor guardado, si seguimos la insulsa campaña publicitaria del Inguat, solo que no dicen que el secreto es la ola delincuencial que azota a la ciudad y lleva en su desesperación a los inquilinos del mercado a colocar esas pancartas.

Pero no contaban con la astucia de la inefable alcaldesa de esa ciudad cuyo fervor por la justicia de la finca, llega a prestarse para avalar campañas que llaman a ajusticiamientos de gente que puede ser delincuente, pero que puede ser alguien que se encuentre en el lugar equivocado a la hora equivocada. Cualquiera puede observar las mantas que se mecen con el viento en el mercado de La Antigua Guatemala. Es, no quedan muchas dudas, una expresión de la justicia por propia mano, una incitación a la misma, con el apoyo de la municipalidad de esa ciudad colonial.

Quizás se haría más por la justicia y la seguridad de la gente, dedicando a la Policía Municipal a tareas alejadas de la extorsión a la ciudadanía que vive o visita esa ciudad, con prohibiciones de todo tipo, que se implementan a golpe de cepo y multas sobre faltas inexistentes. Quizás si disminuyera el acoso a la gente y se trabajara más por la seguridad ciudadana, se evitarían las mantas que rayan en la vulgaridad y el alejamiento de toda noción de Estado de derecho. Es la visión de una finca, o si se prefiere, el mejor concentrado de autoritarismo en la visión de la alcaldesa, que se encuentra en las mantas con el sello municipal, hablando públicamente de ajusticiamientos.

Los problemas de seguridad ciudadana en La Antigua Guatemala son variados. Hay entre otras, la denunciada existencia de redes de pornografía infantil, la prostitución abierta, el tráfico de drogas, bajo forma de narcomenudeo, las ofertas de documentación para extranjeros con módicas tarifas, en suma, nada que tenga que ver con carteristas o pequeños delincuentes que se denuncian en las mantas que tranquilas se encuentran en el mercado. Y junto con la seguridad, temas de urbanismo por la ofensiva apañada por la actual alcaldesa, de las desarrolladoras como se llaman los especuladores de la construcción. Sobre este tema hay que decir que los demás candidatos no tienen propuesta y más pareciera que piensan como la alcaldesa. Ni pechuga ni Jirafales ni la Momia son alternativa.

Por último, la tranquilidad de los vecinos antigüeños se ve cada día más amenazada por las bandas de motos que han encontrado en esa ciudad el mejor motódromo patrimonio de la humanidad.

Comparte, si te gusto