El cuidado del ambiente debe venir desde el hogar

Omar Marroquín Pacheco

Cada día más y más personas se preocupan por el cuidado del medio ambiente, es imperativo de cambiar nuestros hábitos, esto con el fin de cuidar el planeta. Desde luego estos cambios son personales y es en casa donde se deben de afianzar los mismos, ya que es en casa donde se pueden realizar dichos cambios que a veces creemos pequeños y positivos, pero si a estos pequeños cambios se le van sumando el de otras y otras personas, se vuelven cambios importantes y trascendentes.

El cuidado del medio ambiente nos corresponde a todos, tanto personas, empresas y gobiernos, pero lo que se origina en casa es de vital importancia y ser consientes que entre más residuos generemos, más dañamos el ambiente y se deben de direccionar muchos más recursos para el cuidado del medio ambiente.

Una forma muy sencilla de contribuir es reduciendo la cantidad de basura que diariamente generamos, otra forma es el reciclado de la misma, empezando en casa realizando la separación en reciclables, no reciclables y orgánicos.

Sin embargo lo mejor y mucho más sostenible sería la no producción de residuos, donde juega un papel importante el tipo de compras que generamos, evaluar detenidamente que es lo que compramos y como podemos reducir su cantidad, eso con la mira de reducir drásticamente la producción de basura, ejemplo ya no utilizar más bolsas plásticas, llevar nuestras bolsas de tela reutilizables, comprar un filtro de agua que acá en Guatemala tenemos uno excelente, el Eco filtro en lugar de estar comprando agua embotellada.

Las compras programadas hacerlas a granel y no bolsas individuales que traen pequeñas cantidades, al reducir luego viene la separación de los residuos que se generan en casa, siempre evaluando y siendo consientes sobre las cantidades que generamos y que podemos hacer para bajarlas en forma consistente.

Es importante también reducir los servicios a saber: agua, electricidad, gas, etc. Los ahorro en cualquiera de los descritos con antelación, se traduce en un cuidado directo al ambiente y en los gastos de la vivienda, por lo que se traduce en un doble beneficio.

El uso racional del agua es de suma importancia, dado que es un recurso preciado en el que para llevarlos a los grifos domiciliares se gastan muchos recursos tanto económicos como de energía. Para el ahorro eléctrico debemos empezar por realizar un recambio de luces tradicionales por LED, donde se tendrá ahorros importantes, ya que el consumo de este tipo de luminarias es muy bajo, dado que no existen perdidas por calor reduciendo considerablemente el consumo energético, y para cerrar el ciclo lo recomendable es la utilización de paneles solares que cada vez están más accesibles con tecnología cada vez más avanzada.

Al final se nota que el cuidado del medio ambiente comienza por uno mismo, debemos realizar un examen de conciencia de cómo son nuestros hábitos de nuestra vida cotidiana, para tomar decisiones en el hogar que transformen nuestras vidas, virando a un estilo de vida más sostenible.

Comparte, si te gusto