La guerra contra Venezuela está construida con mentiras

John Pilger

En este análisis, John Pilger repasa los años de Chávez en Venezuela, incluyendo sus propios viajes con Hugo Chávez, y la actual campaña de Estados Unidos y Europa para derrocar a Nicolás Maduro en un “golpe de los medios de comunicación” y regresar América Latina a los siglos XIX y XX.

maduro trump bolton
Viajando con Hugo Chávez, pronto comprendí la amenaza de Venezuela. En una cooperativa agrícola del estado de Lara, la gente esperaba pacientemente y con buen humor al calor. Se repartían jarras de agua y jugo de melón. Se tocaba una guitarra; una mujer, Katarina, se puso de pie y cantó con un contralto ronco.

“¿Qué dijeron sus palabras?” Le pregunté.

“Que estamos orgullosos”, fue la respuesta.

El aplauso para ella se fusionó con la llegada de Chávez. Bajo un brazo llevaba una cartera repleta de libros. Llevaba su gran camisa roja y saludaba a la gente por su nombre, deteniéndose a escuchar. Lo que me impresionó fue su capacidad de escuchar.

Pero ahora él leía. Durante casi dos horas leyó en el micrófono la pila de libros que había a su lado: Orwell, Dickens, Tolstoi, Zolá, Hemingway, Chomsky, Neruda: una página aquí, una línea o dos allá. La gente aplaudía y silbaba mientras él pasaba de autor en autor.

Entonces los campesinos tomaron el micrófono y le dijeron lo que sabían y lo que necesitaban; una cara antigua, que parecía tallada de un bayán cercano, hizo un discurso largo y crítico sobre el tema de la irrigación; Chávez tomó notas.

Aquí se cultiva el vino, una uva oscura tipo Syrah. “John, John, ven aquí”, dijo El Presidente, después de haberme visto caer dormido en el calor y las profundidades de Oliver Twist.

“A él le gusta el vino tinto”, dijo Chávez al público, que lo vitoreaba y silbaba, y me regaló una botella de “vino de la gente”. Mis pocas palabras en mal español recibieron silbidos y risas.

Observar a Chávez con la gente daba sentido a que un hombre prometiera, al llegar al poder, que todas sus acciones estarían sujetas a la voluntad del pueblo. En ocho años, Chávez ganó ocho elecciones y referendos: un récord mundial. Fue electoralmente el jefe de Estado más popular en el hemisferio occidental, probablemente en el mundo.

Se votó cada una de las principales reformas chavistas, en particular una nueva constitución, en la que el 71% del pueblo aprobó cada uno de los 396 artículos que consagran libertades sin precedentes, como el artículo 123, que por primera vez reconocía los derechos humanos de los mestizos y de los negros, entre los que se encontraba Chávez.

Uno de sus tutoriales en la carretera citaba a una escritora feminista: “Amor y solidaridad son lo mismo.” Sus audiencias lo entendieron bien y se expresaron con dignidad, rara vez con deferencia. La gente común consideraba a Chávez y a su gobierno como sus primeros campeones: como los suyos.

Esto fue especialmente cierto en el caso de los indígenas, mestizos y afrovenezolanos, que habían sido vistos con desprecio histórico por los predecesores inmediatos de Chávez y por aquellos que hoy viven lejos de los barrios, en las mansiones y áticos de lujo del Este de Caracas, que viajan a Miami donde están sus bancos y que se consideran a sí mismos como “blancos”. Son el núcleo poderoso de lo que los medios de comunicación llaman “la oposición”.

Cuando conocí a esta clase, en los suburbios llamados Country Club, en casas decoradas con lámparas bajas y malos retratos, los reconocí. Podrían ser sudafricanos blancos, la pequeña burguesía de Constantia y Sandton, pilares de las crueldades del apartheid.

Los caricaturistas de la prensa venezolana, la mayoría de los cuales son propiedad de una oligarquía y se oponen al gobierno, retrataban a Chávez como un simio. Un presentador de radio se refirió al “mono”. En las universidades privadas, la moneda de cambio verbal de los hijos de los acomodados es a menudo el abuso racista de aquellos cuyas chozas sólo son visibles a través de la contaminación.

Aunque las políticas de identidad están de moda en las páginas de los periódicos liberales de Occidente, raza y clase son dos palabras que casi nunca se pronuncian en la mendaz “cobertura” del último y más desnudo intento de Washington de apoderarse de la mayor fuente de petróleo del mundo y reclamar su “patio trasero”.

A pesar de todas las faltas de los chavistas -como permitir que la economía venezolana se convirtiera en rehén de las fortunas del petróleo y nunca desafiar seriamente al gran capital y a la corrupción- llevaron la justicia social y el orgullo a millones de personas y lo hicieron con una democracia sin precedentes.

“De las 92 elecciones que hemos monitoreado”, dijo el ex presidente Jimmy Carter, cuyo Centro Carter es un respetado observador de elecciones en todo el mundo, “Yo diría que el proceso electoral en Venezuela es el mejor del mundo”. En contraste, dijo Carter, el sistema electoral estadounidense, con su énfasis en el dinero de campaña, “es uno de los peores”.

Al extender la franquicia a un estado paralelo de autoridad comunal popular, basado en los barrios más pobres, Chávez describió la democracia venezolana como “nuestra versión de la idea de soberanía popular de Rousseau”.

En el Barrio La Línea, sentada en su pequeña cocina, Beatrice Balazo me dijo que sus hijos eran la primera generación de pobres que asistían a la escuela durante todo un día y que se les daba una comida caliente y aprendían música, arte y danza. “He visto su confianza florecer como flores”, dijo.

En el Barrio La Vega, escuché a una enfermera, Mariella Machado, una mujer negra de 45 años con una risa genial, dirigirse a un consejo de tierras urbanas sobre temas que van desde la falta de vivienda hasta la guerra ilegal. Ese día, lanzaron la Misión Madres de Barrio, un programa destinado a combatir la pobreza entre las madres solteras. En virtud de la Constitución, las mujeres tienen derecho a recibir una remuneración como cuidadoras y pueden pedir un préstamo a un banco especial para mujeres. Ahora las amas de casa más pobres reciben el equivalente a 200 dólares al mes.

En una habitación iluminada por un solo tubo fluorescente, conocí a Ana Lucía Fernández, de 86 años, y a Mavis Méndez, de 95 años. Sonia Álvarez, de 33 años, había venido con sus dos hijos. Antes, ninguno de ellos sabía leer ni escribir; ahora estudiaban matemáticas. Por primera vez en su historia, Venezuela cuenta con casi el 100% de alfabetismo.

Este es el trabajo de Misión Robinson, que fue diseñado para adultos y adolescentes a los que antes se les negaba una educación debido a la pobreza. La Misión Ribas ofrece a todos la oportunidad de una educación secundaria, llamada bachillerato. (Los nombres Robinson y Ribas se refieren a los líderes independentistas venezolanos del siglo XIX).

En sus 95 años, Mavis Méndez había visto un desfile de gobiernos, en su mayoría vasallos de Washington, presidir el robo de miles de millones de dólares en botines de petróleo, muchos de los cuales volaron a Miami. “No importábamos en un sentido humano”, me dijo. “Vivíamos y moríamos sin una educación real, sin agua corriente y sin alimentos que pudiéramos pagar. Cuando nos enfermamos, el más débil murió. Ahora puedo leer y escribir mi nombre y mucho más; y cualquier cosa que digan los ricos y los medios de comunicación, hemos plantado las semillas de la verdadera democracia y tengo la alegría de ver qué sucede”.

En 2002, durante un golpe de Estado respaldado por Washington, los hijos e hijas de Mavis y sus nietos y bisnietos se unieron a cientos de miles de personas que descendieron de los barrios de las colinas y exigieron que el ejército permaneciera leal a Chávez.

“La gente me rescató”, me dijo Chávez. “Lo hicieron con los medios de comunicación en mi contra, impidiendo incluso los hechos básicos de lo que sucedió. Para una democracia popular en acción heroica, le sugiero que no busque más”.

Desde la muerte de Chávez en 2013, su sucesor Nicolás Maduro se ha despojado de su irrisoria etiqueta en la prensa occidental como “antiguo conductor de autobús” y se ha convertido en la encarnación de Saddam Hussein. El abuso de los medios de comunicación en su contra es ridículo. Durante su mandato, la caída del precio del petróleo ha causado hiperinflación y ha hecho estragos en los precios de una sociedad que importa casi todos sus alimentos; sin embargo, como informó esta semana el periodista y cineasta Pablo Navarrete, Venezuela no es la catástrofe que ha sido pintada. “Hay comida por todas partes”, escribió. “He filmado muchos videos de comida en los mercados de toda Caracas… es viernes por la noche y los restaurantes están llenos.”

En 2018, Maduro fue reelegido Presidente. Una sección de la oposición boicoteó las elecciones, una táctica que se intentó contra Chávez. El boicot fracasó: 9.389.056 personas votaron; dieciséis partidos participaron y seis candidatos se presentaron a la presidencia. Maduro obtuvo 6.248.864 votos, es decir, el 67,84%.

El día de las elecciones hablé con uno de los 150 observadores electorales extranjeros. “Fue totalmente justo”, dijo. “No hubo fraude; ninguna de las espeluznantes afirmaciones de los medios de comunicación se mantuvo en pie. Cero. Realmente increíble.”

Como una página de la fiesta del té de Alicia en el País de las Maravillas, la administración Trump ha presentado a Juan Guaidó, una creación emergente de la Fundación Nacional para la Democracia de la CIA, como el “Presidente legítimo de Venezuela”. El 81 por ciento del pueblo venezolano no había oído hablar de él, según La Nación; Guaidó no ha sido elegido por nadie.

Maduro es “ilegítimo”, dice Trump (que ganó la presidencia de Estados Unidos con tres millones de votos menos que su oponente), un “dictador”, dice el vicepresidente Mike Pence y un trofeo de petróleo en espera, dice el asesor de “seguridad nacional” John Bolton (quien, cuando lo entrevisté en 2003, dijo: “Oye, ¿eres comunista, quizás incluso laborista?”)

Trump ha nombrado a un criminal convicto, Elliot Abrams, como su “enviado especial a Venezuela” (maestro golpista), cuyas intrigas al servicio de los presidentes Reagan y George W. Bush ayudaron a producir el escándalo Irán-Contra en la década de 1980 y a sumir a América Central en años de miseria empapada de sangre.

Dejando a un lado a Lewis Carroll, estos “locos” pertenecen a los noticieros de los años treinta. Sin embargo, sus mentiras sobre Venezuela han sido aceptadas con entusiasmo por aquellos a los que se les paga por mantener las cosas claras.

En Channel 4 News, Jon Snow le gritó al diputado laborista Chris Williamson, “¡Mira, tú y el Sr. Corbyn están en una esquina muy desagradable [en Venezuela]”! Cuando Williamson intentó explicar por qué amenazar a un país soberano estaba mal, Snow le cortó el paso. “¡Has tenido una buena oportunidad!”

En 2006, Channel 4 News acusó efectivamente a Chávez de conspirar para fabricar armas nucleares con Irán: una fantasía. El entonces corresponsal en Washington, Jonathan Rugman, permitió que un criminal de guerra, Donald Rumsfeld, comparara a Chávez con Hitler, sin que se le cuestionara.

Investigadores de la Universidad del Oeste de Inglaterra estudiaron los reportajes de la BBC sobre Venezuela durante un período de diez años. Examinaron 304 informes y encontraron que sólo tres de ellos se referían a alguna de las políticas positivas del gobierno. Para la BBC, el historial democrático de Venezuela, la legislación de derechos humanos, los programas de alimentos, las iniciativas de salud y la reducción de la pobreza no se cumplieron. El mayor programa de alfabetización de la historia de la humanidad no se llevó a cabo, del mismo modo en que los millones de personas que marchan en apoyo de Maduro y en memoria de Chávez, no existen.

Cuando se le preguntó por qué sólo filmaba una marcha de la oposición, la reportera de la BBC Orla Guerin tuiteó que era “demasiado difícil” estar en dos marchas en un día.

Se ha declarado una guerra contra Venezuela, de la que la verdad es “demasiado difícil” informar.

Es demasiado difícil reportar el colapso de los precios del petróleo desde 2014 como resultado en gran medida de las maquinaciones criminales de Wall Street. Es demasiado difícil reportar el bloqueo del acceso de Venezuela al sistema financiero internacional dominado por Estados Unidos como un sabotaje. Es demasiado difícil informar que las “sanciones” de Washington contra Venezuela, que han causado la pérdida de al menos 6.000 millones de dólares en ingresos de Venezuela desde 2017, incluyendo 2.000 millones de dólares en medicinas importadas, son ilegales, o la negativa del Banco de Inglaterra a devolver las reservas de oro de Venezuela como un acto de piratería.

El ex Relator de las Naciones Unidas, Alfred de Zayas, lo ha comparado con un “asedio medieval” destinado a “poner países de rodillas”. Es un asalto criminal, dice. Es similar al que enfrentó Salvador Allende en 1970 cuando el presidente Richard Nixon y su equivalente de John Bolton, Henry Kissinger, se propusieron “hacer gritar la economía [de Chile]”. Le siguió la larga y oscura noche de Pinochet.

El corresponsal de The Guardian, Tom Phillips, ha tuiteado una foto de sí mismo en un gorro en el que las palabras en español significan en la jerga local: “Haz que Venezuela vuelva a ser genial”. El reportero como payaso puede ser la etapa final de gran parte de la degeneración del periodismo convencional.

Si el títere de la CIA Guaidó y sus supremacistas blancos toman el poder, será el 68º derrocamiento de un gobierno soberano por parte de Estados Unidos, la mayoría de ellas democracias. Una venta de los servicios públicos y la riqueza mineral de Venezuela seguramente le seguirá, junto con el robo del petróleo del país, según lo delineado por John Bolton.

Bajo el último gobierno controlado por Washington en Caracas, la pobreza alcanzó proporciones históricas. No había asistencia sanitaria para los que no podían pagar. No había educación universal; Mavis Méndez, y millones como ella, no sabían leer ni escribir. ¿No es genial, Tom?

Comentario: Además del interés monetario que tienen los occidentales proglobalistas, liberales y cosmopolitas en ver a Venezuela arruinada, hay un aspecto sociocultural importante: están pidiendo a gritos, como demonios, que Venezuela sea arrastrada de vuelta a la alcantarilla de la degradación y la dominación, el reino sobre el que ellos mismos reinan y desde el que no pueden tolerar que ningún pueblo se levante. De ahí su brutal represión de las clases populares en Francia, por ejemplo, donde los “chavistas” de ese país están buscando una salida a las mentiras y engaños de la dictadura parlamentaria de la oligarquía.
johnpilger.com
Traducido por el equipo de Sott.net en español

Comparte, si te gusto