Defender y promover nuestros idiomas

Miguel Ángel Sandoval

Para Guatemala es un asunto de innegable interés nacional. Defender los idiomas es defender la riqueza cultural de un país como Guatemala. Se dice fácil pero no se hacía mucho por impedir que los idiomas de Guatemala se preserven, mejor aún, se desarrollen. Y ante este planteamiento surgen las voces conservadoras que confunden la función del idioma materno, propio, fuente de la cultura de un pueblo, con la globalización y algunos aspectos de tecnología.

No obstante ello, hay un proceso de impulso a la educación en idioma materno en el marco de eso que se llama educación bilingüe e intercultural que se impulsa desde el Ministerio de Educación. En efecto, por primera vez en la historia nacional y luego de muchos años de discusión, se han producido los primeros textos de lectoescritura de primer nivel en siete idiomas mayas, los cuales se deben complementar con otros textos de lectura que vayan más allá de los clásicos de cuentos infantiles utilizados por décadas y décadas.

Es una apuesta por la interculturalidad, por la educación bilingüe, que ahora encuentra una expresión concreta en la edición de textos para iniciar a leer y escribir en siete idiomas mayas, los más hablados, aquellos que cuentan entre otras cosas, con intelectuales indígenas con conocimientos técnicos en la primera enseñanza, con formación de lingüistas, con calidades técnicas indispensables para impulsar textos iniciales en el respectivo idioma materno.

Hace algunos meses tuve ocasión de ver los primeros textos, frescos y con olor a impresión reciente, y en verdad se trata de textos necesarios, que durante años se había pensado que era posible hacer, pero es solo por la convicción de un grupo de académicos y expertos, comprometidos con la educación y que saben la importancia de la educación bilingüe e intercultural, que esto se ha podido concretar. Los textos en siete idiomas mayas, fueron presentados en el Encuentro Mesoamericano de idiomas indígenas que tuvo lugar la semana anterior.

Desde la firma del Acuerdo de Identidad y Derechos de los Pueblos Indígenas –AIDPI– se tenía como norte, la aceptación de la diversidad lingüística del país como una fortaleza cultural de Guatemala. Al mismo tiempo que teníamos que ser interculturales, y que había que apostar por esa vitalidad cultural de nuestro país. Durante años se hicieron esfuerzos, se realizaron talleres o seminarios, se buscó experiencia de otros países, y todo ello es ahora que cristaliza en una iniciativa que nos dice que la defensa y promoción de idiomas mayas está al alcance de la mano.

Comparte, si te gusto