El pensamiento crítico (II)

Por Jairo Alarcón

El mundo está lleno de opiniones que mayoritariamente responden al pensamiento dominante. Criterios de verdad que parten muchas veces de una falsa o equivocada interpretación de la realidad, donde el pensamiento mitologizado discurre, se posesiona, se asienta e inhibe cualquier intento de reflexión o pensamiento crítico. La falsa conciencia enmascara la realidad a manera de que solo se vea lo que el sistema quiere.

¿Por qué cuesta tanto adquirir un pensamiento crítico? ¿por qué es difícil fomentarlo? Ser uno y su circunstancia determina no solo la personalidad de un individuo sino también su proyección. Al ser una mezcla de lo que se hereda y lo que se asimila, el ser humano requiere de tener la posibilidad de conocer y ser reflexivo, pero no solo eso, también es necesaria poseer la inquietud de búsqueda.

Pero muchas potencialidades humanas se ven truncadas por la falta de oportunidades, necesarias para su consolidación, que el Estado no les provee. El sistema imperante, el capitalismo al reducir todo a pérdidas y ganancias cosifican a las personas, ya que para este el interés no está en una formación digna y humana, simplemente dotan a las personas de habilidades técnicas para que funcione, se reproduzca y perpetúe el sistema.

Estar equivocado, vivir equivocado, actuar equivocado y darse cuenta de ello y corregir el rumbo es sumamente difícil, ya que lo que está más alejado del conocimiento es la mismidad de uno mismo. Por ello Sócrates pensaba que era necesario, antes de proceder a conocer la realidad, conocerse a uno mismo, de ahí su famosa frase conócete a ti mismo.

Encontrarse en un estado de atontamiento, de sopor, de alienación y ver la realidad no como es, sino como se la quiere ver, como se nos hace ver, trae consigo un problema de conocimiento que tiene implicaciones éticas y sociales. Más allá de los consensos que puedan surgir sobre las cosas, existe una realidad que le da vida al pensamiento y que da origen a las conjeturas y refutaciones que lo acrecientan.

A la dialéctica de la naturaleza le corresponde la dialéctica del pensamiento y es la razón humana la que está obligada a describir, develar y compartir sus secretos, ya que como dijo Heráclito, la naturaleza ama el ocultarse.

Edgar Morin pone en entredicho que sea exclusivamente, las facultades racionales, las que le permitan penetrar en los secretos del cosmos. No obstante reconoce a su vez que, hasta la fecha, es la razón la que ha marcado el camino de la humanidad para su desarrollo.

El pensar sobre las cosas, analizando lo que son, abre el camino a la reflexión y con ello, a su lectura más certera. El análisis es comprensión que va de lo sensible a inteligible en el que no se puede dejar de lado al pensamiento lógico. Agregar algo más de lo que tienen las cosas, suponer, deformar de acuerdo a intereses personales, no es parte del análisis y constituye el inicio del error.

Comparte, si te gusto

PublicoGT es una publicación del Consejo de Investigaciones en Desarrollo, una entidad de investigación que desarrolla proyectos de comunicación social y análisis sociopolítico.

publico