El globalista Gideon Rachman del Financial Times vaticina “30 años de trumpismo”

Alfredo Jalife-Rahme

Alfredo Jalife-Rahme
Fue real el sepelio del globalismo de Davos (http://bit.ly/2ThrNwe).

Uno de sus principales palafreneros, el israelí-británico Gideon Rachman –del Financial Times (04/02/19), controlado, al unísono de The Economist, por la banca Rothschild y su “aliado” George Soros–, se resigna a que la “era Trump podría durar 30 años”, pero necesitará triunfos económicos “más que éxitos electorales”.

El alegato de Gideon Rachman, quien hace un mes festejó la debacle del “populismo” (FT; 07/01/19), es que en 2016 el Brexit y el ascenso de Trump constituían una “aberración temporal o el inicio de una nueva era”.


En la “batalla de las ideas” que perdió Gideon Rachman por ser un vulgar publicista de un modelo misántropo, considera que “parece probable que los futuros historiadores (sic) contemplaran los eventos de 2016 como el inicio de un nuevo ciclo en la historia internacional”.

Gideon Rachman adopta histéricos tintes fukuyamescos del “fin de la historia” y plantea “ciclos de 30 años” muy debatibles desde que el napolitano Vico lo expresó mucho mejor en el siglo XVII.

Cataloga la dualidad de “Brexit/Trump” de “movimiento populista global que ha tomado un gran impulso”.

Su definición de “populismo” es neoliberal globalista, que confunde con el ascendente “nacionalismo” que regresa a sus orígenes de 1648 con el Tratado de Westfalia.

El “populismo”, peyorativo para los neoliberales globalistas carentes de sindéresis, tiene acepciones multivariadas dependiendo de quién y dónde se exprese –el caso lastimoso de Peña, regañado por Obama, quien le replicó que el “populismo” era equiparable a la “justicia social” (http://bit.ly/2Ar8olh).

Gideon Rachman agrega a su ensalada lingüística de Macedonia los ascensos de Bolsonaro en Brasil, Orban en Hungría y Salvini en Italia, y se lamenta que el “impulso anti- establishment que dio lugar al Brexit” cobra fuerza en Europa, como sucede con los indomables chalecos amarillos que están a punto de guillotinar a Macron, ex empleado de la banca Rothschild.

Gideon Rachman no sabe nada del inicio del “populismo” ni en Rusia (los narodnik de 1860/70) ni en Estados Unidos (EU) (People’s Party 1892) e inventa que la “era populista dura hasta tres décadas”, lo cual sucedió en su imaginación: ni en el territorio ruso ni en el estadunidense gobernó nunca y fue muy fugaz.
Foto
? Manifestantes con pancartas contra el Brexit frente al Parlamento, en el centro de Londres.Foto Afp

“Identifica” dos eras distintas en la política occidental (sic) de posguerra que “duraron alrededor de 30 años”: 1. “Los 30 años gloriosos (sic)” en Francia, de 1945 a 1975: con fuerte crecimiento económico en Occidente (sic), al unísono de la construcción de Estados de bienestar y un dirigismo keynesiano”, y 2. “Una nueva era neoliberal” de Thatcher en Gran Bretaña (1979) y Reagan (1980), como “parte de un giro global (sic)” en 1978 en China y su “política de apertura al mercado”, al unísono de “Solidaridad en Polonia (1980), que en su totalidad duró aproximadamente 30 años hasta que fue desacreditada (sic) por la crisis financiera de 2008”. ¡Todo está muy forzado!

Gideon Rachman peca de simplista y no toma en cuenta que sus “dos ciclos” forman parte del epílogo de la Segunda Guerra Mundial y de la disolución de la URSS en 1991.

El globalista publicista Gideon Rachman juzga que “la fase de Reagan”, de una “demanda extralimitada de impuestos más bajos”, desembocó “en la excesiva desregulación de las finanzas que culminó en la crisis financiera”. Trump podó los impuestos de los plutócratas de 35 por ciento a 15 por ciento: ¿So what?

Gideon Rachman sentencia que el “Brexit se encuentra en serios problemas y que la administración Trump se está tambaleando”, por lo que, “a menos que los populistas puedan dar resultados tangibles, su nueva era puede morir en su infancia”.

Amén que populismo no es nacionalismo, los globalistas de Davos ya vivieron su ciclo y no tienen respuestas para las calamidades que prohijaron.

La alternativa al Brexit es el socialismo humanista de Jeremy Corbyn, y en EU, Trump podrá ser defenestrado, pero el trumpismo puede prevalecer con Mike Pence, mientras que en Europa continental, el nacionalismo multiforme está a punto de triunfar en las elecciones del Parlamento Europeo en mayo, con o sin Trump, y con o sin “ciclos” de por medio.

AlfredoJalife.com

Fuente La Jornada