Qué “papelón” señor Morales

Danilo Santos
Politólogo
desantos.salazar@gmail.com

Solo cuando se desafía la hegemonía de la clase dominante es que las élites prestan atención a los grupos subordinados que eficientemente son controlados a través de las ideas y los recursos materiales que les son indispensables para sobrevivir. El momento que vivimos es el indicado para rebelarnos contra el poder y el statu quo, más allá del actual gobierno y el propio Estado.

Los costos y beneficios en el mediano y largo plazo se compensan, porque en el corto ya estamos mal en términos generales; unos sufren mucho más que otros, pero son muy pocos, en realidad, los que viven en el país que les han inventado, la verdadera Guatemala muere de hambre, no ha escrito una letra a través de ningún representante en las leyes que nos gobiernan, vive en eterna inconformidad y desconectada del mañana, porque mañana está demasiado lejos. El hoy lo dedica a jornalear en tierra ajena o a hacer producir sus pocas cuerdas de tierra lo más que se pueda. O se levanta, va a la fábrica a cuidar el trabajo que le permite pagar las deudas que le han robado el tiempo, la vida, no digamos los sueños.

Sin embargo, la manera en que la Comisión Contra la Impunidad en Guatemala y el Ministerio Público habían empezado a tocar lo cultural y lo estructural que influye cotidianamente en las percepciones individuales y grupales, hizo que los sectores más recalcitrantes de las élites, especialmente la económica, sintieran una amenaza real a su histórica manera de hacer florecer sus fortunas y privilegios a fuerza de corrupción, impunidad y leyes hechas a su medida: dicho en pocas palabras, a través de la cooptación del Estado. La población al fin supo algunas de las razones de su pobreza.

Es tal su temblorina que han hecho que su arlequín desvaríe, llegado a parafrasear una estrofa del himno nacional que llama a la violencia “Si mañana tu suelo sagrado / lo amenaza invasión extranjera, / libre al viento tu hermosa bandera / a vencer o a morir llamará.” Que pedazo de irresponsable tenemos como Presidente. Y luego, de manera vulgar y sin estatura política, junto con el reparto que le han proporcionado para su despedida de la farándula nacional, tiene el descaro de echar la culpa de la confrontación a Naciones Unidas, a la izquierda y a grupos pequeños de inconformes que tienen motivaciones ideológicas contrarias a los valores y la fe de las familias guatemaltecas. Qué “papelón” está haciendo señor Morales.

Ese cuento del “sagrado” desarrollo económico y la democracia política occidental ha sido desnudado completamente por la CICIG, quedando descubiertas las formas y maneras en que han engañado a la población a través de los partidos políticos con elecciones cada cuatro años, mientras quien gobierna en realidad es la oligarquía, las élites, las mafias militares. Usted señor Morales está siendo utilizado hasta el último momento de la manera más burda y vergonzosa. Han sido precisamente las políticas impulsadas por el Estado las que han llevado al país a condiciones tan desiguales, no la izquierda, pero sí la derecha.

No sea temerario y deje de hacer llamados guerreristas, porque las condiciones estructurales y las circunstancias históricas se prestan para una rebelión.