Razones por las que la Roxi no se suicidará

Hugo Gordillo

Ni hoy 14 a las 14, ni antes, ni después. Roxana Baldetti, no tendrá el valor o la cobardía de suicidarse. Afortunadamente encontró la solución a su dilema de “vivir o no vivir…” y no le va a dar gusto a los que la miran como escoria social, porque Dios le tiene una Tierra Prometida para que la reclame, a menos que sea lesbiana. Así lo confirmó en sus lecturas del libro Días de Gloria, de Max Lucado, ahora que está convertida en quinceañera de prisión.

Lucado, es un amenazador global con el infierno desde Texas, la punta del cinturón de Dios en los Estados Unidos. Cada vez que abre la trompa, arremete contra homosexuales y lesbianas. Según él, Dios les tiene negado el Reino de los cielos. Ese reino está preparado para corruptos y ladrones como Baldetti, a menos que ella subestime lo que le ha sucedido después de su conversión cristiana. Solo con confiar en Cristo, es suficiente para que la 2 de La Línea, elimine el pecado de enriquecimiento ilícito a costa del sudor y la sangre de guatemaltecos.

También, la conversión de Baldetti será un depósito de poder eterno, totalmente equipado. No dura poco, como los cuatro años de engaños y trinquetes para mantenerse con su ralea, en una opulencia jamás vista con el saqueo de las arcas nacionales. Lucado le dice a la señora que tal vez se sienta estancada, atrapada en la rutina de ir y venir entre tribunales, hospitales y la cárcel, pero tiene que comprender que 15 años de prisión no es un siglo y son una nada, si se compara con la eternidad en la Tierra Prometida.

La Roxanita fue hecha para días de gloria, como algunos políticos, militares y empresarios corruptos, ladrones y criminales de Guatemala. Se le viene una nueva época de logros, descubrimiento y fortaleza. Si deja atrás el no puedo y la duda, de repente llega a liderar las extorsiones desde la prisión, tal como lo hace, desde afuera, la otra escogida del Señor, Zorry Ríos. Solo hay que poner a Dios por delante, aunque se les sienta lo diabólico por detrás.

Obedecer a Días de Gloria significa superar el rechazo social, con el convencimiento profundo de que se es hija de Dios para siempre, aunque haya sido una mala ladrona. Enhorabuena prieta linda, solo hay que recuperarse de los errores y poner el pasado en el pasado. Algo de eso escuchó hace algunos días cuando dijo que Dios le había hablado. Así que tiene más atributos espirituales que agravantes sus fechorías, para ser lo que el altísimo le desea.

Es el momento de entrar a la Tierra Prometida, mucho más valiosa que los chalets, las fincas, los apartamentos de lujo, hueviados y el montón de tierra que dejó a medio robar en Río Dulce. Esas gangas no tocan todos los días en las puertas de la prisión. Así que, éntrale y tírale la receta a tu casero, el genocida Otto Pérez Molina, así se gozan juntos la Tierra Prometida. Eso sí, que la tierrita prometida en campaña celestial, sea registrada solo a tu nombre. Dice Lucado que no vayas a ser pendeja.

Facebook Comments Box
Comparte, si te gusto