No me deja de doler marzo

Lorena Medina (Lalore)

No me deja de doler marzo, ese 8 ensuciado con carbón, ruido, uniformes planchados y una árida y desabrida mueca presidencial como para tapar el sol con un dedo, justificando lo que no tiene ni tendrá jamás justificación ni PERDÓN.

Se marchó este marzo negro, con 42 flores arrancadas de nuestra primavera. La esperanza sucumbe lentamente, marchitando los ojos y estremeciéndome las entrañas. Labios secos, partidos.Gargantas desesperadas de tanto grito resonando en los oídos sordos de la justicia. Puños en alto, preguntando al unísono ¿Por qué? ¿Hasta cuándo aguantaremos?

Insomnio…Aletean en mi mente sus manitas inocentes intentando abrir las puertas de hierro de un corazón inhumano. Manitas heridas tantas veces, con huellas de desamor, siguen tocando las puertas de una sociedad calcinada por el odio, que se erige puritana e inquisidora. Todo es morbo por el dolor ajeno y el mercado de entretenimiento mediático sigue alentando crueles opiniones que se lucen descalificando, prejuzgando y desdeñando a aquellas que no van con las buenas costumbres.

Las procesiones inundan las avenidas, los golpes de pecho y un calor infernal que quema las aceras y las conciencias indiferentes. Los 42 corazoncitos derretidos ya no tienen velas ni altares….El calor sigue aumentando pero la frialdad aflora constante en cada voz misógina de quienes de intentan justificar una y mil veces por qué merecían estar allí las niñas, nuestras niñas, hacinadas, abusadas, maltratadas, asesinadas.

Hoy inicia un nuevo mes y me niego a olvidarlas. Me niego a dejar de pensar en ellas. Con lágrimas rociando mi alma me aferro a sus sonrisas y con todo el coraje del mundo sacudiendo mi humanidad, juro que nunca, nunca dejaré que sean OLVIDADAS.
L. Medina

Comparte, si te gusto

PublicoGT es una publicación del Consejo de Investigaciones en Desarrollo, una entidad de investigación que desarrolla proyectos de comunicación social y análisis sociopolítico.

publico