Este es un mensaje lanzado al mar en una botella.

Jorge Mario Salazar

Continuación de la política por otros medios

Asistimos estupefactos a una escalada de terror de Estado sin igual desde la firma de los acuerdos de paz. El sistema de opresión de la oligarquía vuelca todos sus aparatos para construir un escenario de violencia irracional y descarnada desde sectores ocultos, para poder establecer un escenario de guerra a los supuestos enemigos de la paz y la corrección política.

La intolerancia del presidente y el torbellino de opinionistas a favor de la violencia institucional se refuerzan con tres acciones que confunden y viralizan el clamor de las masas por una mano dura, una autoridad violenta que ordene el caos que sufre la sociedad, que no puede ver hacia donde nos dirigimos como país.
Desde mi perspectiva, vivimos sin gobierno. El gobierno, el eje administrativo del Estado se comenzó a desmontar desde el período del Partido Patriota. Primero minaron la confianza en la política y luego dieron paso a un saqueo de los recursos nacionales, saqueo en el que hicieron cómplices a empresas internacionales corruptas y corruptoras dando al traste con la escasa economía nacional.

Seguido a la crisis que desató el sistema judicial, renovado por necesidades del imperialismo estadounidense y su estrategia de defensa continental, se produjo un proceso electoral que dio como resultado una simbiosis entre grupos de operadores mafiosos y grupos apolíticos que llegan al poder sin saber qué hacer. El partido FCN, era simplemente una fuerza política sin perfil propio, cuyo propósito era restar fuerza a otras opciones políticas para luego sumarse a la coalición de facto entre el Partido Patriota y el partido LIDER, defenestrados por las acciones judiciales que les involucró en actos corruptos. Su pretensión era llegar a negociar una pequeña cuota de poder y se convirtió en alternativa.

Así Jimmy Morales, reconocido cómico de tercera, accede al poder del Estado como jefe de la administración pública rodeado de una pequeña mafia, también de tercera, formada por gatilleros, cobradores, corredores de calle, testaferros y adláteres de las mafias, no cuadros altos ni dirigentes de los grupos encargados de engrasar las ruedas de la corrupción. Por esta razón, no tenían ni tienen planes “de gobierno”, ni políticas, ni ideas de cómo articular el Estado para cualquier propósito.

Navegan a la deriva sin estar preparados para las tormentas y se han salvado de éstas sólo porque no han encontrado una más fuerte. Sin embargo, cada una de las crisis, que se suceden como las olas del mar, los debilita más y a 15 meses de gobierno pareciera que todas sus cartas están jugadas y la nave empieza a hacer aguas. A lo largo y ancho del país se siente la recesión, el desempleo, el desorden del mercado, la carencia de oportunidades, la violencia criminal y la ausencia de autoridades que medien en los conflictos ofreciendo salidas no violentas.

Entonces se descubre la naturaleza de este poder espurio. El incendio en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción y su trágico saldo de 40 niñas asesinadas causó la conmoción social que estremeció los cimientos del gobierno. Un presidente que demuestra su total incapacidad e intolerancia. Equipos de la administración seleccionados a dedo entre los amigos del presidente. El partido oficial intenta, en medio de la crisis, pasar leyes que les eximan de sus responsabilidades a diputados corrompidos y con procesos pendientes.

En ese marco, la credibilidad del gobierno queda por los suelos y se gesta una desestabilización desde dentro que busca la sustitución del presidente. De hecho, ha sido sometido a una solicitud de antejuicio por diputados de la oposición. La reacción, un motín de mareros en un centro de rehabilitación juvenil, deja como saldo la muerte de 4 monitores (especie de guardias de presidios para jóvenes), y luego de la intervención policial y conjunto de ataques coordinados en contra de agentes de la Policía Nacional Civil con cauda de 9 agentes heridos y el fallecimiento de 3 de ellos.

A pesar de las reacción pronta del ministerio de gobernación y el ministerio público que ha dado caza a los mareros que realizaron los ataques, el escenario que se ha creado es de guerra en el cual la figura que sigue es la de un Estado de Sitio o de Excepción en donde los militares pueden tomar la iniciativa y retomar el espacio perdido. No sería raro en ese escenario, que se de una persecución política contra los opositores del gobierno, periodistas, activistas y políticos.

El escenario es de guerra. Llega precozmente en un Estado desarmado con una sociedad desorganizada y una economía por los suelos. Lo que queda de Estado es la parte de la administración intervenida por los EEUU. Para evitar que la sangre llegue con más profusión, Jimmy debe renunciar y se debe permitir que los corruptos sean procesados. Se debe depurar el sistema judicial de tanto juez corrupto y magistrados a sueldo de las mafias. En el Congreso hay que dar paso a las reformas de la constitución, y depurar a los diputados corruptos y vendidos a sectores específicos de la sociedad. Se debe depurar la PNC de los jefes y agentes corrompidos. Se debe depurar el Ejército de oficiales corruptos.

Desde mi perspectiva es un escenario creado. Buscan oxigenar al presidente y al ejército. Reforzando a los sectores ultraconservadores y el pensamiento violento. No son sólo las maras. Son las alianzas entre los escuadroneros y las maras para reforzar el sentimiento del miedo en la población. Es una cortina de humo para encubrir las huellas de la masacre de las niñas.

Facebook Comments Box
Comparte, si te gusto