Modelo Intercultural de salud ¿Es posible en Guatemala?

Johanna Barrios
La medicina tradicional de los pueblos originarios, refleja la cosmovisión que esa comunidad o grupo étnico tenga respecto a conceptos como salud y enfermedad. Con base a esto, se desarrollan explicaciones sobre qué o quiénes causan la enfermedad (ya sea un desequilibrio mecánico del cuerpo, seres naturales o sobrenaturales), la cual no necesariamente coincide con explicaciones de índole científica. El acercamiento a la visión de un modelo de salud con pertinencia cultural, requiere de un trabajo en equipo con los terapeutas de la localidad conociendo signos, síntomas diagnósticos y tratamientos que ellos como profesionales de la salud, históricamente han realizado y los cuales están íntimamente relacionados a su cultura y cosmovisión.

En el caso de Guatemala, existe el programa Nacional Guatemalteco de Medicina Popular Tradicional y Alternativa, el cual define a la enfermedad tradicional, como “enfermedades cuyas causas atentan contra el equilibrio corporal y pueden ser producidas ya sea por el mismo organismo, por la familia, por la comunidad o por la naturaleza y por las distintas divinidades”; para su atención, se promueve el intercambio de experiencias entre el sistema biomédico y el sistema médico maya, así como una atención en salud de calidad y con pertinencia cultural para toda la población.
Actualmente, la ministra de salud Lucrecia Hernández y su equipo de gabinete, mediante el Acuerdo Ministerial No. 261-2016, han oficializado la implementación del Modelo Incluyente en Salud –MIS-, la cual se realizará de manera gradual y progresiva en el ámbito nacional.

En este sentido, el Modelo Incluyente en Salud (MIS) plantea que el concepto de salud-enfermedad es un proceso, que está conformado de muchos elementos y no es solamente una causa y un resultado; por lo que considera que la salud es un equilibrio que se alcanza o se pierde por la relación entre la persona y diferentes dimensiones, como la biológica, social, económica, cultural, geográfica, política, psicológica, espiritual y energética, por lo que se requiere de un trabajo multidimensional y multidisciplinar de la salud, tomando en cuenta las condiciones de vida, los conocimientos, prácticas y cultura de la población. De esta manera, se espera que la población pueda contar con una atención pertinente que logre modificar y transformar positivamente las inequidades y desigualdades hasta ahora existentes en el modelo de salud.

Si bien son muchos los retos y desafíos, esta propuesta ya ha sido planteada previamente en acuerdos internacionales como el convenio 169 de la OIT, y nacionales como los acuerdos de paz, en donde se ha recalcado, que modelos interculturales, transforman las estructuras de base que históricamente han marginado a cierto sector de la población, beneficiando a los menos. Es importante por ello conocer a fondo esta propuesta, la cual incluye un abordaje de las principales causas de morbilidad y de mortalidad de la población, pero respetando el abordaje de salud de cada grupo étnico.
unnamed

Facebook Comments Box
Comparte, si te gusto