Donald Trump es el nuevo presidente de Estados Unidos

Redacción de PublicoGT

Donald Trump, un millonario con discurso fascista, gana la presidencia de Estados Unidos derrotando a la élite norteamericana, a la prensa global y a las encuestas, convirtiéndose en el 45º presidente de Estados Unidos.

Su mensaje xenófobo y ultranacionalista, y su campaña empañada de eventos caóticos, superó a una Hillary Clinton que tenía a su favor al 1% de los ricos de su país, a los empresarios de la guerra y a las grandes corporaciones que están llevando al caos al mundo entero. No fue la elección del mejor, ni del menos malo, fue en realidad la elección del peor entre los peores candidatos que ha tenido la historia democrática de ese país.

Ha sido una noche de sorpresas, por qué Donald Trump no estaba en el guión. Hasta el momento de escribir esta nota, Clinton no ha reconocido su derrota, pero se sabe que ya llamó a Trump para felicitarle por su victoria. Lo cierto es que todo ha quedado consumado, Donald Trump se convierte en presidente electo de Estados Unidos. Quizás Hillary no tuvo el valor de reconocer su derrota. Pero esta ya se dio.

Con esa caída, también fue derrotado el poder de las entidades financieras. Hillary Clinton era el representante de ese poder y tal vez, por esa sea la mejor explicación de su inesperada caída. La gente pobre no voto contra los demócratas, votaron en contra el poder de Wall Street.

Algunas razón del triunfo de Donald Trump:

Estados Unidos está en crisis, sino en decadencia, y Hillary Clinton representaba continuidad, fue parte de esa casta que ha llevado a esa nación por la senda de la crisis social, política, cultural y económica. Por eso Trump significaba la renovación del sueño americano.

Los demócratas estaban a favor de Berny Sanders, por lo tanto cuando Clinton le gano la nominación del partido, prácticamente dividió a los votantes demócratas.
La prensa de los Estados Unidos, en forma unánime y en general la prensa mundial, estaban a favor de Clinton, pero eso no significaba una adecuada lectura de la intensión del electorado.

Bajo el lema American Frist, Donald Trump encontró un proyecto aglutinador y eso lo convirtió en un líder emergente, en contra de la clase política fuera de la oligarquía de ambos partidos.

La gente que voto a Trump lo hizo con sensatez, firmeza, patriotismo, esperanza y voluntad de cambiar el rumbo de Estados Unidos, independientemente si estaba de acuerdo o no con el pensamiento fascista del candidato. La idea era darle establishment una estocada histórica que lo derrotará.

Le élite global estaba a favor de Clinton y eso significaba más guerras mundiales y la gente quiere la paz. Pese a la intimidación y la presión de la élite mundial y la prensa global, la gente es más sensata de lo que se piensa y vota a favor de la paz.

Clinton asusto a los migrantes con el discurso fascista de Trump, pero los migrantes legales siguen siendo minoría en Estados Unidos.

La derrota de Clinton es una derrota del neoliberalismo económico y la expansión de Estados Unidos por la vía del Libre Comercio.

El triunfo de Trump, significa un cambio geopolítico de dimensiones aún inciertas. Con Clinton era continuidad.

Facebook Comments Box
Comparte, si te gusto