Reflexión

Rodolfo Estrada Hurtarte.
Gobernar es fácil y difícil; es el camino hacia el honor y la gloria o hacia el fracaso, la desesperación y la vergüenza, como lo vemos ahora.

Algunos chapines dicen: «A mí no me importa quien gane, porque de todos modos tengo que trabajar para ganar el pan»… Otros dicen: “Que roben poco no me importa, porque todos roban, pero que no se harten!! Hay quienes agregan: ”Con solo que el gobierno no joda ya es ganancia». Todas son falsedades o verdades a medias, dada la experiencia que hemos tenido casi siempre, pero demuestran como telón de fondo, el desánimo de la gente, que lo compartimos casi todos.

Hoy vi mucha gente, como todos los días yendo al trabajo; corriendo, hombres mujeres y niños, desde muy temprano; digamos, de madrugada. Y así habrá sido en todos los puntos cardinales. Somos realmente un pueblo trabajador, por eso el país no ha muerto ni morirá, pero tiene límite su paciencia, como todo en este mundo. Algunos dicen: Votamos en contra de lo ya conocido y en favor de una aventura. No había otro camino.

Por eso, estoy convencido de que es fácil y difícil gobernar. Es difícil por la fuerza de los malos que para poner zancadillas y frenos son muy buenos. La gran mayoría de diputados; los sindicatos perversos, los corruptos y los criminales, que son ahora muchas redes y manojos; por eso… es difícil!. Es fácil, porque si el gobierno se enfoca a servir con decencia, empeño y sabiduría a los que trabajamos honestamente, y más aun a los más pobres; facilitando procesos de bien, generando empleo y haciendo correctamente las cosas a las que está obligado, todos estaremos agradecidos y crecerá grandemente el optimismo, la paz y el progreso. Tomará más impulso entonces la fuerza del bien y estaremos más tranquilos y contentos. La gente en el campo, en el fondo no quiere vivir de regalado; necesita sentirse capaz y respetada.

Puede ser fácil gobernar, pero implica optar frontalmente por la decencia, por los valores que hacen grande a una nación y aplicar con toda firmeza de carácter las decisiones que implican sin tardanza, limpiar la basura, los parásitos y corruptos que han impedido por décadas, caminar con paso firme por el camino de la prosperidad nacional. Eso es también lo que Dios quiere y bendice.

Me pregunté hoy: ¿Cómo sigue trabajando el país afanosamente como un enjambre muy vivo, corriendo hacia adelante…como siempre, con prisa, con ánimo y esperanza!. Y con un gobierno descabezado… casi paralizado, con un nuevo y flamante presidente por las nubes, con un Congreso paralizado y corrupto y una justicia con dos o tres muletas…Cómo?? Hay una sola respuesta: Por el empeño de toda la gente, que no detiene su lucha cotidiana! Y es a esa gente a la que hay que servir, de verdad; con rectitud, con afán y cariño. Quien logre eso, se ganará el respeto y la gratitud de todos; promoverá la satisfacción, preludio de la alegría y con él y su equipo, estarán el honor y la gloria y no la vergüenza y la pena que colma a quienes mintieron y nos traicionaron sin consideración alguna! No somos país fallido; sino una Patria, hermosa, llena de vida y de esperanza…

Facebook Comments Box
Comparte, si te gusto