Jornada mundial de protesta contra La Mano Sucia de Chevron

Crónica Popular
Comités de apoyo a las poblaciones afectadas, organizaciones sociales, partidos políticos y sindicatos unieron su voz el miércoles, 21 de mayo, – en numerosos países para protestar y plantar cara a las prácticas devastadoras de la empresa norteamericana Chevron. En este Día Internacional contra Chevron-Texaco, participó también, entre otros, el Comité Español contra la Mano Sucia de Chevron y de Defensa de la Amazonía Ecuatoriana , creado en noviembre de 2013, y que, a través de su coordinador, el ecologista Luis Nieto, hizo entrega al embajador de Ecuador en España, Miguel Calahorrano, de un manifiesto de apoyo y solidaridad con las poblaciones de la Amazonía ecuatoriana y el Gobierno presidido desde 2007 por el economista Rafael Correa.
Chevron- Texaco, la segunda compañía petrolera de EE.UU. y la séptima todo el mundo, según el ranking de la revista Forbes. es causante de daños medioambientales y a las personas por su prácticas al margen del respeto a la Naturaleza y a los derechos humanos en la extracción de hidrocarburos en distintos países, como Ecuador, Argentina, Nigeria, Rumanía o los mismos Estados Unidos, donde la Oficina de Calidad del Aire de la ciudad de Richmond, California, ha abierto una investigación para determinar si la petrolera incineró ilegalmente por años desechos químicos de su refinería. Precisamente, Gayle Mclaughlin, alcaldesa de la ciudad de Richmond, en donde se llama a la compañía petrolera Chevron- Toxico, forma parte de las personalidades que se han sumado a la jornada mundial de protesta contra las prácticas abusivas de Chevon-Texaco.

En concreto, el atropello de Chevron contra Ecuador y las poblaciones de la Amazonía es paradigmático de su forma de desarrollar su actividad extractiva. Entre los años 1964 a 1992, la empresa estadounidense Texaco (consorcio que Chevron adquirió en el año 2001), perforó y operó 356 pozos de petróleo en la Amazonía, concretamente, en la provincia de Sucumbíos y Orellana, abriendo 1.000 fosas, de 3 y 4 metros de profundidad, en una extensión de más de 2 millones de hectáreas, y las dejó sin ningún tipo de recubrimiento. En ellas, derramó 71.000 millones de litros de residuos de petróleo y 64 millones de litros de petróleo bruto que causaron daños ambientales inconmensurables y deterioraron la calidad de vida de los miembros de las comunidades locales. Durante el largo período que operó en la zona, la compañía norteamericana no siguió elementales normas técnicas, ni tampoco utilizó la tecnología necesaria que se encontraba disponible por entonces y que fue empleada por la misma empresa en otros países.

Los impactos medioambientales creados por Chevron en Ecuador son incalculables.

Las proporciones del desastre ecológico en la Amazonía ecuatoriana queda patente si se compara con el producido en el Golfo de México entre el 20 de abril y el 19 de septiembre de 2010 al producirse una explosión en la plataforma Deepwater Horizonde la British Petroleum. En el Golfo de México, el accidente causó un vertido de 780.000 m3 de petróleo. En la Amazonía ecuatoriana, el derrame de desechos tóxicos por parte de Chevron-Texacose eleva a 68.140.000 m3. Es decir,se trata de un desastre 85 veces mayor, y el daño causado supuso un grave deterioro ambiental, la contaminación en las fuentes de agua, así como la muerte de la flora y fauna aledañas y la generación de enfermedades en la población que habita dicha zona.

En 2011, y tras la demanda interpuesta por las poblaciones afectadas, agrupadas en el Frente de Defensa de la Amazonía, la Corte de Lago Agrio de Ecuador condenó a Chevron-Texaco a pagar una indemnización de 9.6 millones de dólares y a presentar excusas públicas, advirtiendo a la petrolera de que, caso de no hacerlo, la cuantía de la indemnización sería duplicada. Chevron se negó a cumplir el veredicto y en 2012, la misma Corte ratificó su sentencia y condenó a la transnacional a pagar 19 mil millones de dólares. En fecha más cercana, el pasado 12 de noviembre de 2013, la Corte Nacional de Justicia de Ecuador ratificó la condena a Chevron-Texaco al pago de una indemnización de 9.500 millones de dólares.

Hasta la fecha, Chevron no ha cumplido la sentencia condenatoria. Pero, además, poniendo a su servicio potentes bufetes de abogados y a una cohorte de políticos, periodistas y medios de comunicación, a los que directamente presiona o pone a su favor insertando en sus páginas o espacios audiovisuales cuantiosas campañas de publicidad, pretende revertir la situación en su favor. La pieza clave de esta operación se concreta en una auténtica argucia jurídica, planteando el asunto ante el Tribunal Internacional de La Haya, el principal órgano judicial de las Naciones Unidas. Y, a pesar de que solamente los Estados pueden ser parte en asuntos planteados ante este alto tribunal, y, sin duda, creyéndose su propia teoría de que una multinacional es “un Estado dentro de otro Estado”, Chevron Texaco no solo rechaza su responsabilidad en los daños causados en la Amazonía sino que exige que sea el Estado ecuatoriano quien responda del pago de la indemnización fijada por la justicia de Ecuador. La operación es doblemente grave y revela la forma de actuar en todo el mundo de las grandes compañías petroleras norteamericanas, uno de más influyentes grupos de presión en EE.UU., un auténtico poder en la sombra que, junto al complejo industrial militar, se encuentra detrás de guerras artificialmente creadas en los últimos años. Entre ellas, la invasión de Irak y de Libia, así como en los intentos de intervención militar en Siria, una nueva invasión frenada por la firme posición en contra expresada por Rusia y China.

Al referirse a la pretensión de Chevron-Texaco de que sea la propia República de Ecuador quien indemnice a las poblaciones afectadas con la cantidad de 9.500 millones de dólares, el embajador Calahorrano recordó que “esta cantidad supone un tercio del presupuesto del Gobierno y una décima parte del PIB nacional”. Y en esta línea, luego de poner de relieve que “piensan que porque son multinacionales pueden pasar por encima del derecho de los pueblos, subrayó que “nosotros no vamos a cejar en esta lucha, una lucha de David contra Goliat”. Y añadió “No no nos amedrenta porque sabemos que tenemos la verdad de nuestro lado“. Sus palabras recordaban las pronunciadas en noviembre de 2013 en Madrid por el ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, Ricardo Patiño. En un interesante conversatorio celebrado en la capital española, el canciller Patiño afirmó que se trata de “una lucha contra un gigante. Pero la vamos a ganar. Como ha dicho el presidente Correa, vamos a utilizar contra Chevron, el arma letal de la verdad”.

Asimismo, el embajador ecuatoriano recordó que en un caso similar de daños medioambientales causados por otra compañía petrolera, la holandesa Shell (Royal Dutch Shell), fue la campaña desarrollada por los propios ciudadanos y la aplicación de la ley por parte de los Tribunales de Justicia de su país de origen los que obligaron a indemnizar a esta sociedad por los impactos negativos medioambientales generados por sus vertidos en Nigeria en el año 2005.

En el acto de entrega del manifiesto, Luis Nieto señaló que el Comité Español pide a Chevron “que rectifique en su campaña de agresividad contra los afectados y contra el Gobierno ecuatoriano y que entre en la senda del derecho a los seres humanos y cumpla la sentencia para que repare colectivamente a las poblaciones que allí viven”.

Luis Nieto dio cuenta, además, de el Comité Español contra la Mano Sucia de Chevron (CEDAEC) ha convocado una concentración de protesta en la Puerta del Sol de Madrid que tendrá lugar el 28 de mayo. La jornada de protesta coincidirá con la junta general de accionistas que Chevron llevará a cabo en Texas. Asimismo, este viernes, 23 de mayo, tendrá lugar también la proyección en el Consulado de Ecuador del documental “El llanto negro de la selva”.

El Comité contra la Mano Sucia de Chevron y de Defensa de la Amazonía Ecuatoriana de Madrid está integrado por organizaciones políticas como Izquierda Unida, Partido Socialista Obrero Español de Madrid, Alternativa Socialista, y Verdes de la Comunidad de Madrid, asociaciones españolas como Paz con Dignidad, otras formadas por ecuatorianos residentes en España e intelectuales españoles. Entre estos últimos se encuentran el ex director general de la UNESCO y ex ministro del Gobierno de España Federico Mayor Zaragoza, el cantautor y compositor Luis Eduardo Aute, el profesor de Ecología de la Universidad Complutense de Madrid Emilio Menéndez, el profesor de la Escuela de Ingenieros de Montes, Gabriel Dorado, el poeta Antonino Nieto y el Co Director de Crónica Popular, Rodrigo Vázquez de Prada.

Manifiesto de CEDAEC en el Día Internacional contra CHEVRON-TEXACO

Las comunidades víctimas de la multinacional Chevron-Texaco alrededor del mundo (Unión de Afectados por las Operaciones Petroleras de Chevron-Texaco –Ecuador, La Confederación Mapuche de Neuquén –Argentina-, Richmond Progressive Alliance,Asian Pacific Environmental Network y Gayle Mclaughlin-alcaldesa de Richmond de Califormia –EE.UU-, Environmental Rights Action/Friends of de Earth Nigeriay Kebetkache Women Development and Resource Centre –Nigeria y las Comunidades de la Región de Vaslui –Rumanía-, se unen en una movilización conjunta en rechazo a las deficientes prácticas de Chevron-Texaco e invitan a participar en el día internacional contra esta multinacional que se desarrolla el 21 de mayo a lo largo de todo el mundo.

CEDAEC, Comité Español en Defensa de la Amazonía Ecuatoriana, se une a esta lucha y hace un llamamiento a movilizarse en todas las Comunidades Autónomas del Estado Español ya que Chevron- Texaco ha devastado la naturaleza en los países donde opera, ha llenado de muerte y enfermedades a los habitantes que habitan en dichas zonas, ha violado los derechos personales y colectivos de las personas y los pueblos y explota, daña y se enriquece pero nunca responde por sus actos que violan los Derechos Humanos.

En el caso de Ecuador entre los años 1964 a 1990, la empresa estadounidense Texaco (consorcio que Chevron adquirió en el año 2001), perforó y operó 356 pozos de petróleo en la zona, abriendo para ello 1.000 fosas, sin ningún tipo de recubrimiento. En ellas, arrojó residuos de todo tipo -principalmente petróleo, lodos de perforación y aguas tóxicas- que causaron daños ambientales inconmensurables y deterioraron la calidad de vida de los miembros de las comunidades locales. La explotación petrolera realizada no siguió elementales normas técnicas, ni tampoco utilizó la tecnología necesaria que se encontraba disponible por entonces y que fue empleada por la misma empresa en otros países.

Se calcula que se vertieron aproximadamente 80.000 toneladas de residuos tóxicos en la Selva amazónica ecuatoriana, uno de los lugares con mayor biodiversidad del planeta. El daño causado supone deterioro ambiental, contaminación en las fuentes de agua, así como la muerte de la flora y fauna aledañas. Por estos daños y por las afectaciones a más de 30.000 personas pertenecientes a varias comunidades amazónicas, la empresa fue sentenciada judicialmente. El pasado 12 de noviembre de 2013 la Corte Nacional de Justicia condenó a Chevron-Texaco al pago de 9.500 millones de dólares. La empresa norteamericana Chevron-Texaco, ha evitado cumplir con lo ordenado en sentencia y la transnacional se niega a reconocer su responsabilidad, desprecia la razón de los humildes y su reclamo de justicia.

Por todo ello

1. Rechazamos las demandas de arbitraje internacional presentadas por Chevron-Texaco ante la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya contra el estado Ecuatoriano, por atentar contra la seguridad jurídica y la soberanía ecuatoriana.

2. Exigimos que Chevron-Texaco cumpla con la sentencia de la justicia ecuatoriana y pague los montos fijados para reparar colectivamente a las personas damnificadas.

3. Demandamos a Chevron-Texaco que cumpla con la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

4. No descansaremos en nuestra lucha hasta que Chevron-Texaco modifique sus prácticas y asuma sus responsabilidades con los pueblos afectados.

CEDAEC (Izquierda Unida, Partido Socialista de Madrid, Crónica Popular, Asociación Paz con Dignidad, Los Verdes, Federación Andaluza de Sociedades Laborales, Asociación Rumiñahui,Asociación de mujeres Dulcinea, Alianza País, CLI-Alternativa Socialista, ASODEFU, AMERES, Asociación Puricuna, ARTpART, Red de Amigos de la Revolución Ciudadana y los Comités contra la Mano Sucia de Chevron de Valencia, Alicante, Andalucía, Islas Baleares y Murcia).

Se han adherido: Sotermun, Unión Sindical Obrera, Observatorio de Multinacionales en América Latina, Revista Pueblos, Plataforma 2015 y más y Sodepaz.

NO CONSUMIREMOS NI NEGOCIAREMOS CON PRODUCTOS QUE LLEVEN LA MARCA CHEVRON-TEXACO

Fuente: http://www.cronicapopular.es/2014/05/jornada-mundial-de-protesta-contra-la-mano-sucia-de-chevron/