No hubo genocidio, palabra de kaibil