La eficiencia energética

Omar Marroquín Pacheco

Empezaremos por definir el concepto según AEDENAT (1998) “la eficiencia con un concepto de energética como la obtención de los mismos bienes y servicios energéticos, pero con mucho menos energía, con la misma o mayor calidad de vida, con menos contaminación a un precio inferior al actual”.

La clave fundamental lo constituye el poder realizar una transición energética ordenada y gradual hacia un modelo energético descarbonizado que sea cada vez más eficiente y sin olvidar el importante problema de proporcionar un nivel de vida digno al 80% de la población que vive en estado de pobreza.

La crisis energética ya es una realidad en nuestros días, que plantea no solamente el agotamiento de los recursos y las fuentes actuales y, los consiguientes problemas para conseguirlos, así como la contribución al cambio climático y la pérdida de la calidad de vida que produce la contaminación cotidiana.

A todos nos hace falta tener una clara conciencia energética, que es impropia de un país que importa mucha de la energía que consume, en donde el aumento de la actividad económica tiene una linealidad con el consumo energético.

Como lo acotara el World Energy Council en el 2008: la eficiencia energética es un elemento imprescindible para una posible salida de la dependencia de los países productores de petróleo y al consumo de combustibles fósiles. Existe una indiscutible relación entre el cambio climático y los gases de efecto tipo invernadero, cuyos principales emisores son por combustión energética los países desarrollados, poniendo de manifiesto la importancia de abordar la eficiencia energética como un verdadero instrumento de cambio.

Existen mediciones internacionales de los consumos por grandes sectores de la economía de los países: Industria 31.30%, transporte 39.10%, residencial 16.80%, servicios 8.60% y agricultura 4.20%.

El reto para el uso domestico es el cambio de los antiguos aparatos electrodomésticos, luminarias etc. las políticas de eficiencia energéticas se encaminan a la sustitución de los viejos aparatos por otros de mayor rendimiento y al tratamiento a los materiales exteriores tanto de viviendas como de edificios para poder evitar consumos por la utilización de aire acondicionado.

El Estado debe centrarse en el sector transporte que es sector que mayor consume y dado el desarrollo de las ciudades tan extendido, genera grandes recorridos, que tiene implicación importante en los altos consumos que se dan en el sector transporte. Más del 80% de la energía consumida es de origen fósil con gran dependencia del exterior, lo que muestra la vulnerabilidad ante la crisis energética, tenemos que concientizarnos todos de la necesidad de ahorro y la búsqueda de la eficiencia energética, estando dispuestos a cambiar nuestros hábitos de consum

 

Comparte, si te gusto