La imperativa necesidad del hoy

Por Christian Echeverría

Guatemala, sin resolver aún su drama estructural, histórico; vive una Reforma Fiscal que aprueban sus diputados, una de sus elites de poder conservadoras. Sus clases media y popular, excluidas del debate, pasivas, temerosas, ingenuas, nula resistencia general.

2012, en plena posguerra y en plena crisis del sistema capitalista mundial, las elites políticas y económicas de este país; gobiernan sin oposición ni resistencia social significativa.

El presidente kaibil fue electo por una parte de la clase media, mestiza y ladina, asalariada- dependiente de los centros urbanos, donde la criminalidad campea, en medio de una histórica abstención, violencia y anomalías electorales de posguerra. Donde los adultos jóvenes desmemoriados/as que votaron por él, son propiedad de la tecnología, el consumismo y el egoísmo hedonista, como única posibilidad de vida. Donde la violencia totaliza la realidad al punto de que es problema y solución a la vez, en un tejido social que parece todavía destruido por el genocidio, la represión y el neoliberalismo. Fue electo por una parte, de una de las Guatemalas. Así mismo, el asistencialismo paternalista, logró llevar al Congreso 48 diputados, electos por sus beneficiarios vulnerados en riego social, que sin otra oportunidad, se aferraron a él. De aquellos diputados, 36 traicionaron el voto recibido, trans-fugándose a otros partidos que supieron pagar el precio de su ambición.

Al comenzar el nuevo gobierno del presidente llamado kaibil, cercano a sectores empresariales, en las columnas de opinión se alerta que el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social y el de Agricultura y Ganadería, estaban comprando medicinas, fertilizantes e insumos para producir alimentos antidesnutrición sin licitación, algo prohibido por la ley, en medio del estado de calamidad pública declarado para el sector salud por el gobierno en su primera medida, con el fin de rescatar al sistema y abastecerlo de medicinas. Transcurrían los primeros días.

Después se supo que el gobierno, sin consultar a las comunidades indígenas mayas y xincas, concedía permisos para la explotación minera, y que de 1% aumentarían las regalías a un 5%, dejando el pago de las mismas a discreción de las empresas mineras. Por medio de un Acuerdo Gubernativo, la Secretaría Presidencial de la Mujer (SEPREM), es arrebatada al movimiento feminista de la sociedad civil, algo en esencia garantizado en el Acuerdo de Paz Firme y Duradera sobre el Fortalecimiento del Poder Civil y Función del Ejército en una Sociedad Democrática , firmado por el hoy presidente en representación del ejercito. Días más tarde, ya entre la indignación aislada de los afectados/as, trasciende la noticia de que el presidente militar, nombra gobernadores departamentales que el Consejo de Juventudes Indígenas rechaza debido a que aseguran, ni siquiera los conocen en sus comunidades, que nos los representan, ya que se trata de ladinos y hombres en su mayoría (excluyendo a mayas, xinkas garífunas y mujeres).

La vida social del país continua, Pérez, anuncia su intención de despenalizar la droga en el país como parte de su estrategia de lucha contra el narco, su principal promesa electoral, ante la aparente oposición del embajador estadounidense Arnold Chacón. Un potencial e importante debate social que carece, para variar, de la participación de la clase media y popular. Algunos especulan con una posible cortina de humo distractora para el paquetazo fiscal, el plato fuerte que se fraguaba en el Congreso por los diputados de la elite del poder política y económica conservadora, donde se pretendió inicialmente por el Partido Patriota gobernante, que esta clase media asalariada-dependiente, sí, la urbana y mestiza desmemoriada que votó por el general, pagara proporcionalmente más impuestos que sus patronos sobre sus utilidades, y que no pudiese importar vehículos de modelos anteriores al 2002. Seguro que si se midiera (y se publicara) una encuesta de popularidad hoy, el héroe kaibil de los desmemoriados/as, ya no sería tan popular y pasaría a ser vilipendiado, por muchos/as, a pesar de que dicha reforma fiscal fue aprobada con un cambio sustancial a la intención original de agresión a la clase media, debido a la acción oportuna, hay que decirlo así, de algunas bancadas opositoras minoritarias.

Casi sin enterarse al final, por ahora parece que la clase media y popular termina salvándose de pagar más impuestos sobre su salario, aunque se queda igual sin carros importados económicos anteriores a hace 10 años. De pronto, la Asamblea Nacional del Magisterio (único sindicato que todavía cuenta con convocatoria nacional, y por lo tanto, con poder disuasivo político real sobre cualquier gobierno), con todo y sus luces y sombras, reaparece para exigirle a Pérez y a Baldetti que cumplan el pacto que en campaña electoral firmaron para fortalecer al sector educativo público nacional. Exigen ampliación del presupuesto al 4.5% del PIB, invertir en infraestructura y fortalecer laboralmente al movimiento magisterial, en medio del duro golpe sufrido por la pérdida de Torres Lezama, su brillante y vital asesor legal laborista, ex militante de las FAR, exiliado y perseguido político en Canadá, y hermano de la ex primera dama. Imprescindible para cualquier movimiento obrero.

En medio de la catástrofe humanitaria que viven los penales hondureños, Guatemala reporta un 99% de sobrepoblación según el Sistema Penitenciario, donde un 52% de privados/as de libertad no conocen juicio ni condena. Y si las cárceles están sobrepobladas, SEGEPLAN reporta hace dos años que, solo hay un 21% de escolaridad en el nivel diversificado y un 39% para el básico. En un Estado que solo reporta el 12% de recaudación sobre el PIB y que asigna más del 90% de su presupuesto educativo a gastos administrativos.

La respuesta de la clase media y popular.

Discurre entre nubarrones y esperanza. Entre los nubarrones, se cuenta, la manipulación e instrumentalización de jóvenes desmemoriados urbanos por parte de las elites políticas y económicas y potencias extranjeras, que saturaron de publicidad comercial la comunidad del Volcán de Agua, el día en el que se les despertó la conciencia y lo escalaron para acabar con la violencia intrafamiliar, con el endorsement de la embajadora del Reino Unido, que hoy militariza con armas nucleares el Atlántico Sur y amenaza la seguridad del pueblo y el Estado de los hermanos argentinos, y apoyado públicamente por la presencia en el evento del presidente kaibil acusado de genocidio en la regió Ixil. O la ridícula campaña comercial de Arjona, etnocéntrica y negadora de la realidad, algo fatal para nuestra imperativa necesidad de hoy y encima con el fantasma del lucro en toda su faz.

Pero entre lo esperanzador, tenemos la acción de resistencia legítima de los pobladores de la CONAPAMG, que tras días de huelga de hambre, viendo nacer a su prole en las mismas carpas de la huelga, logran hoy ver el nacimiento de la Ley de vivienda que beneficia a gente que sufre del déficit habitacional que según la PDH alcanza las 1 millón 600 mil viviendas. La familia Villatoro, del sindicalista desaparecido por el Diario Militar que impulsa un museo para la memoria histórica y piensa en una ley para que este sea parte de los programas educativos del país, y que aspiran a crear un museo-cementerio nacional sobre el conflicto para todo el mundo, sin importar bandos políticos. La lucha de Benjamín Manuel, campesino del noroeste, para ver en la cárcel a los perpetradores del genocidio de Plan de Sánchez y de los mayas Ixiles en general. La misma lucha del GAM que busca justicia por la masacre del Aguacate perpetrada supuestamente por guerrilleros, o la resistencia cívica de Nebaj para conquistar su gobernabilidad y autonomía.

En marzo y abril se cumplen 50 años de las históricas Jornadas de Marzo y abril de 1962. La unidad de sectores populares, aglutinados con una profunda agenda política transformadora es hoy, al igual que entonces, el único camino pacífico y democrático para el desarrollo, la reconciliación y la paz, en aquel entonces en guerra, hoy en posguerra. Ésta es nuestra imperativa necesidad del hoy. Como dijo Pepe Mujica, presidente del Uruguay en la Cumbre de Integración Latinoamericana y del Caribe en Caracas en diciembre pasado: “Esta no es la lucha por una utopía, es la lucha por ser o no ser”.

FUENTES PARA EL ARTÍCULO: