El sector laboral el más afectados con el paquete fiscal

Por Mynor Gonzalez

Dentro de las reformas que se plantea en el “Paquete Fiscal para el Cambio”, como lo ha bautizado el Ministro de Finanzas Pavel Centeno, se prevé la eliminación de la planilla del IVA, beneficio del que por muchos años ha gozado el trabajador. Aunque no concuerdo con el mismo, por ser una medida que no redunda en nada en la recaudación y que si desestimula la facturación, ya que los compradores ya no la solicitaran, elemento fundamental para determinar el nivel de ingresos que tiene una empresa. Más si hay aquella oferta de que: “si no le doy factura no le cobro el IVA”, es necesario hacer un análisis de esta propuesta.

Se platea que el quitar este beneficio para el trabajador, se compensa con el aumento de las deducciones personales de Q. 36,000.00 a 48,000.00, gran mentira si nos ponemos a pensar que esta deducción es de hace más de 30 años, cuando el dólar estaba al 1 x 1, ahora está al 7.90 x 1 aproximadamente, es un gran diferencia. Hoy una familia conformada por cuatro miembros no subsiste con un salario de Q. 6,000.00 mensuales, Q. 5,710.20 si le quitamos el IGSS.

En este caso en particular, es necesario implementar medidas en las que todos aporte, pero a la vez no salga perjudicada solamente una segmento de la población en este caso el asalariado. En ese sentido la deducción personal debería ser porcentualizada, en base al nivel de inflación, porque hoy por hoy, posiblemente algunos trabajadores serian beneficiados, pero dentro de dos o tres años, cuando los sueldos sigan igual y la inflación aumente ya no, es bien sabido que la relación entre salarios y costo de la canasta básica, es inversamente proporcional.

Otra opción es aumentar las deducciones personales por los menos a los Q. 60,000.00 ya que si desglosamos esas deducciones que son de más de 30 años atrás, lo que aumenta son Q. 1000.00 mensuales y la canasta básica su aumento real -no el que dicen las estadísticas- es mucho mayor.

Se debe aclarar bien la afirmación de que indica; que quien gane menos de Q. 5000.00 no paga impuesto, ya que alguien que gane, Q. 4,999.00 y se le deduzcan los Q. 48,000.00 que se plantea y el pago del IGSS, deberá pagar un impuesto del Q. 454.50, asumiendo que la tasa del ISR es del 5%.

Lo extraño es la complacencia del sector empresarial, en ese sentido comparto el criterio del Analista Ricardo Barrientos existe un desequilibrio “(…) de gravar a los trabajadores asalariados más severamente (con una tasa marginal de 10%, arriba del 7% propuesto por el GPDF), que a los accionistas que reciben dividendos de las empresas (5%, la menor de las tasas propuestas por el GPDF). Si han de gravar a los trabajadores con el 10%, pues lo justo es que los dividendos que reciben los capitalistas nacionales paguen también el 10% (de hecho, los dividendos remesados al exterior sí pagan ese porcentaje). (…)” lo cual indica que serán las capas medias las más afectadas con estas reformas y el sector económico tendrá todavía un as bajo la manga, ya que podrá analizar leyes y plantear inconstitucionalidades a las mismas.

 

 

Facebook Comments Box
Comparte, si te gusto