Uno solo

Un solo beso fue suficiente para que aquel hombre desatara un mar de pasiones en mi cuerpo. La forma en que me arranco la ropa y el control que tuvo sobre mi cuerpo. No pude disimular que estaba loca por su audacia. Su boca recorrió mi sexo y entonces pude saber de que estaba hecho aquel hombre.

Te gusta? Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *