Pasión, necesitamos pasión

Actualmente mantener una relación estable se ha vuelto complicado. Las decepciones amorosas se convirtieron en algo común e incluso las que duran son monótonas.

Los hombres perdieron la chispa del amor y dejaron en el olvido la ilusión de la pareja perfecta que muchas veces vimos en las películas.

Por eso ahora tengo una relación distinta, con mi gato, mi amiga lesbiana y mi amigo gay. Todos conformamos una comunidad, pagamos las mensualidades y compartimos los espacios íntimos sin sexo.

Los tres la pasamos viendo que la prostitución puede ser una salida laboral, más no una opción de vida. El sexo en cambio, es una necesidad para procrear.

Solo la pasión nos puede salvar de la soledad.

Te gusta? Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *