Noche de baile y de hombres

En ese sitio había pocas mujeres. Parecía bien un bar de hombre. Entonces cuando mirabas a todos lados, solo encontrabas miradas desorbitadas de hombres altos, delgados, gordos y ebrios. Los labios rojos de los negros me encantaban. Las panzas pronunciadas de los hombres altos me daban morbo, especialmente por conocer

Su pequeño defecto

Esa parsimonia me incomodaba. Un hombre así no sirve para nada, decía mi abuela. Pero su forma de ser era así porque intentaba ejercer control en situaciones de urgencia, antes de mostrar su incompetencia. En esos momentos sentía cierta autoridad sobre mí. Yo lo dejaba pasar, no me importaba, con

Declaración

Deseo que me veas toda y me toques y comas de mi cuerpo. Tengo ganas de morderte la boca y besar tus labios. Tengo ganas de todo contigo. Son las ganas de rogarte por un beso ensalivado. Ganas de amarte por completo. Ganas de destruirnos completos. Ganas de ser mujer.

En aquel congreso

Nos reímos, lo cierto es que su ropa interior era más pequeña que la mía, además, la suya se notaba claramente por la delgadez de la ropa, que era más fina. Nos lo pasábamos muy bien, después de comer decidimos “hacer la siesta”, eufemismo de estar en ropa interior en

Tenemos que hablar

Tuve un pasado fuerte para pensar que lo que ahora me pasa me pudiera hacer daño. Sin embargo, a veces las cosas no dejan de pasar. Después de 5 años de noviazgo, un día Javier llegó a casa y me pregunto por alguien que había conocido antes. Le conté lo

Los zapatos rojos

La primera vez que me calce unos zapatos de tacón alto tenía 17 años y estaba por terminar el bachillerato. Fue una extraña sensación que recorrió mi cuerpo y abrió mis deseos, aún cuando en principio no comprendí qué pasaba y me sentía incomoda con la nueva apariencia que me

El abusivo

El profesor era bueno, tanto como docente como persona. Por eso tenía un grupo de chicas seguidoras, de otros semestres y también dentro de la clase. Yo me sume de inmediato a ser otra de sus admiradoras. Un día le confesé a una amiga que creía que estaba enamorada del

Así tiene que ser

La primera reacción que tuve fue de enojo. Después me aislé hasta negar la realidad de nuestra ruptura. Fueron emociones dolorosas. Intente que todo estuviera bien, pero no era así. Mis amigas siempre me decían lo mismo. Recuerda que las cosas cambian todos los días, ya vendrá el amor de

Magia

Fue algo mágico. Nunca unos labios me supieron a dulzura. Poco a poco me humedeció, hasta la mente. Nunca antes había experimentado algo así, pero ese hombre tenía un magnetismo enorme. Su lengua tenía una dosis de imán, que sincronizaba mis latidos con sus movimientos. No tuvo necesidad de tocarme.

« Older Entries Recent Entries »