La soledad

Me tomaba fotos a diario y mi vida se convirtió en un escaparate de coquetería y soledad. La respuesta de amigos reales, ficticios y acosadores fue siempre la misma, aduladores interesados en una fantasía que jamás les haría realidad. Pero me gustaban todas las insinuaciones, algunas más tontas que otras,

Relájate

Nunca sabes cómo terminará la noche. Hasta que las cosas que tienen que pasar, pasan. Resulta que la primera vez que tuve sexo anal, iba algo ebria. Salimos a bailar con los amigos, pero esa noche, me pase de copas. De regreso a casa, Javier se ofreció a llevarme. Habíamos

Cómo me conquistó

Simplemente se acercó, sonrió y me saludo con un hola espontaneo. Lo vi de pies a cabeza y me pareció un tipo feo. Nada extravagante, pero con una confianza en si mismo impresionante. Hola, dije, qué quieres, le contesté así directo. Nada, respondió. Solo te estoy saludando. Bueno, advertí, entonces

Se busca joven

Se llama Juan y lo conocí porque andaba perdido buscando el examen de ubicación en la universidad. Tiene apenas 18 años, mide un metro setenta y cinco. Usa el pelo con moco de gorila y sus ojos marrones me llamaron la atención la primera vez que me hablo. Le gusta

« Older Entries Recent Entries »