Noche de perros

 “Baby, eres lista y a mí me gustan las mujeres listas”, me dijo.

Enfadada como pasa siempre, le conteste, nene eres tonto y feo, y a mí no me gustan los chavos así.

Esa noche no daba crédito a mi mala suerte. Después de ese incidente, un chavo llego en plan de conquista después que intercambiamos miradas por un rato.

Después de tomar una cerveza y platicar de muladas me deja ir lo siguiente; sabe, debemos irnos a coger al motel.

No era tan guapo como pensé al inició, ni tan inteligente como para aceptar semejante proposición en 30 minutos de platica y una cerveza invitada. Así que sin más preámbulo me di la vuelta, le dije que iban al baño y ya no regrese.

Esa noche esperaba un joven, con un futuro prometedor y con bastante entrada para seducirme toda la noche, hasta que el encanto no resistiera. Pero me encontré a los perros en plan de caza a la fácil.

Te gusta? Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *