Los abrazos

Descubrí por casualidad que me excitaba cuando me tomaban por la espalda. Ese abrazo tan cercano y a la vez misterioso, generaba en mi cuerpo cientos de reacciones extrañas y bonitas a la vez. Más cuando la persona que me lo daba era alguien con quién me unía un sentimiento.

Cuando comienzas a descubrir tu sexualidad, andas en alerta constante y cualquier cosa extraña y nueva que sucede, la registras de inmediato. Más cuando son cosas agradables y te ponen cachonda.

Eso me paso una tarde de concierto, cuando esperábamos en la cola con mi novio y un grupo de amigos para poder entrar. Después de dos horas, mi novio me abrazo por detrás mientras matábamos el tiempo en espera del show.

Entonces sentí su miembro restregarse en mi trasero, claro que, sin la menor intensión, pero eso me provoco mucho. Fue algo extraño, pero la agradable sensación me genero más empatía y comencé a excitarme. Me puse picara y algo provocadora. Me di cuenta de inmediato que me abría las ganas al placer, al descubrimiento, al morbo, al deseo y sobre todo a estar dispuesta a satisfacer mis ganas.

Esa tarde noche, comencé a besar a mi novio en plena fila, enfrente de mis amigos y extraños, sin cambiar de postura, solo por la gana de sentirme entre sus brazos. Qué calientes andan, dijo mi amiga mientras miraba mi lengua entrar y salir en aquellos labios gruesos y ricos. Tenía la intensión de saber si tenía una erección o yo se las estaba provocando con mis besos. Fue lo segundo y me ilusione.

En pleno concierto, mi cuerpo danzaba a los ritmos de mis deseos. Y en la misma postura, sentí vibrar aquel novio que se sentía conmovido por mi atrevimiento. Yo tenía la piel eriza y las ganas de tener sexo ahí mismo.

Cuando Juan Pablo me abrazo con fuerza esa noche, sentí explotar, justo al momento que sus brazos extendidos me cruzaron el cuerpo, sentí los deseos aflorar en un instinto virgen que nunca reprimí, mientras la multitud coreaba las canciones de calle 13, yo deliraba con el tango del pecado por aquel orgasmo cósmico que estaba sintiendo en pleno concierto.

Te gusta? Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *