Historia de una relación complicada, parte V

Un día llegue por la tarde a casa de Ernesto. Era feriado y no tenía otra cosa que hacer, decidí visitarlo, con la esperanza de ver a su padre, comer con ellos y sentirme una hipócrita mal agradecida con la familia entera.

Su hijo, es mi amigo de toda la vida y ese día especialmente, estando en su casa, se me declaro.

Y me quede pensando por un momento en qué lio estoy. Pero después de respirar profundo, le dije que sí.

Me hizo el amor por primera vez. No resulto como el padre, pero tampoco es del todo malo, pensé con las malditas comparaciones.

Ahora es mi novio.

Yo sigo siendo amante de su padre.

Todo queda entre familia.

Te gusta? Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *