Historia de una relación complicada, parte III

En la entrada un policía me pregunto la dirección. Le di las indicaciones y luego me pidió el DPI para el registro.

Le dije que no tenía, que era menor de edad. Lo cual era cierto hasta cierto punto.

Entonces dijo que no podía ingresar, que eran órdenes. Y no había pero que valiera.

Enojada hable con Ernesto y le conté la situación, este se estaba bañando y no podía salir de inmediato, así que me marche.

Iba de regreso a casa cuando un carro estacionó a mi lado y bajo la ventanilla. Pensé al principio que me iban a molestar y no estaba de humor para más estupideces.

Pero no, era el padre de Ernesto.

Sube me dijo. Me contó mi hijo que no te dejaron entrar. Aquí en el carro, ni cuenta se van a dar, agrego. Así fue como entre aquel día aquella casa a donde recien se habían muddo.

Pero… igual tengo que salir de nuevo, le dije. Quizás tenga problemas otra vez. No te preocupes, dijo insistente. Yo te saldré a dejar.

Así comenzó un romance entre nosotros, que Ernesto nunca se entero.

Esa tarde noche, el padre de Ernesto me salió a dejar. Y como ya estaba oscuro se ofreció a llevarme a casa. A pesar que quedaba cerca, pasamos casi dos horas en su carro hablando de cualquier cosa. Mi madre no estaba en casa y se negó a dejarme ahí, esperando en la esquina.

Después de dos semanas me contacto, para indicarme que había dejado olvidado unas cosas en su carro y que me las podía llevar o dejar con Ernesto.

En fin, cuando me dio el primer beso, yo sentí que no era correcto, pero la atracción ya había permeado en mi, y deje que todo lo demás también pasará.

Así fue como inició todo. Un beso, después sexo y ahora apego.

Cuando el pasa con su esposa y con Ernesto en su carro, yo les digo adiós, por cortesía. El ni voltea a ver. Horas más tarde me llama y me dice muchas cosas. Luego me lleva al motel y delira ante mí. Yo lo disfruto. Sé que solo soy eso. Y no me importa.

Al final no sé quién usa a quien. Pero yo me lo disfruto.

Te gusta? Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *