Fantasías con un chico guapo

Estaba desnudo y me miraba desde la cama. Quiero que bailes para mí, dijo. Había un tubo en la habitación, puso música y lo complací.

Su pene poco a poco comenzó a tener una erección.

Me cansaba el baile, pero me excitaba verlo así, desnudo, con el pene erecto y sus ojos extraviados por mi baile.

Cuando la música terminó me subí a la cama y se lo chupe.

Entonces le dije que mi cuerpo de pertenecía.

Y justo cuando se disponía a disfrutar mi casi virginidad, y sus dedos y manos no sabían en realidad que tocar de mí cuerpo, justo cuando mis manos aún húmedas tocaron su pene, todo cambio.

Su semen comenzó a escurrirse entre mis dedos y todo había concluido.

Me alejo, se levantó, fue al baño y no volvió a salir de ahí hasta 20 minutos después.

Luego ya nada pudo aclarar sus pensamientos y hacer funcionar su mente.

Su pene flácido no dio señales de vida. Le insistí, que aun así podía hacer uso de su imaginación, de sus dedos y hasta de su lengua, pero se sintió ofendido de tanta puntería de mi parte.

Así fue la gloria de ese hombre y me fantasía no duro más de dos minutos.

Te gusta? Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *