Explosión

Mis manos acarician suavemente su cabello y mis caderas comienzan a moverse, mientras el lame mis partes con dedicación. Entonces comienzo a gemir, cada vez más fuerte y mis piernas se contraen para frenar la explosión que está próxima a venir. El placer me inunda el cerebro y entonces el mete sus dos, o tres dedos en mi vagina y comienza a frotarlos con fuerza, mientras su lengua sigue empecinada con mi clítoris. Entonces estallo. Grito, le jalo el pelo y me sale un líquido en abundancia, señal que logre alcanzar la gloria. Se abraza a mi cintura y posa su mejilla en mi vientre. Mientras contengo la respiración y disfruto.

Te gusta? Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *