Cosas que debes soportar

Le gustaba que me vistiera de formas sugestivas. Desde los zapatos altos, hasta las vestimentas de prostitutas o colegialas que compraba para que las usara. Su rol era vestirme para la ocasión y en la cama le gustaba que lo sometieran. Una vez me pidió que le metiera mi vibrador en el culo, mientras le daba sexo oral. Sorprendida por tal petición, lo hice y me pareció algo distinto, pero sin gusto para mi. Al otro día llego acompañado con un amigo queriendo que tuviéramos sexo los tres. Le dije que no, gracias pero eso no me gusta, dije. Entonces me pregunto muy condescendiente, te importaría que nosotros lo hiciéramos, podrías ver, agrego.

Te gusta? Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *