Compañía

Hay noches que me pongo caprichosa y me convierto en una malvada. Cuando eso pasa, mi novio se marcha de casa. Lo hace, según él, para evitar conflictos mayores entre nosotros.

Hay noches que me pongo sentimental y me gana el llano. Cuando eso me pasa mi novio me consuela y carga con toda la culpa, para no contradecirme dice.

Otras noches siento que tengo tanta energía que podría generar luz para un pueblo completo. Y ahí es cuando mi novio siempre se encuentra a mi lado.

Pero hoy, solo quiero un hombre que me acepte como soy.

Te gusta? Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *