Celos de tonta

Lo hice, pues cuando tenía novio y era fiel yo dudaba de él. Así que Angel, un amigo en común siempre se me estaba insinuando y diciendo lo mucho que me amaba. Así que al terminar mi relación con José, pensé bueno este chico quiere conmigo y lo mejor es seguir de amigos y tener relaciones sin que eso signifique nada serio. La idea no sonaba mal, y mi amigo acepto sin cuestionar nada. Lo cual fue fenomenal. Todo iba bien, yo tenía relaciones con el, pero para todos era otro amigo. Yo se lo contaba a Helen como quién cuenta la película de la noche anterior. Y ella me aconsejaba siempre lo mismo “pero no te vayas a enamorar.” Eso nunca pasará dije una y mil veces. Hasta que una noche lo encontré en una discoteca, con otra chica, besándose. Me puse celosa. Me sentí mal. Se lo reclame. Asumí el papel de novia que no tenía. Y toda la apuesta se jodío.

Te gusta? Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *