Monthly Archives: septiembre 2016

Los padres

Una mañana estaba relajada hablando con mi padre cuando recibí una llamada de Steve, aún era mi novio.  Quiero verte, quiero coger contigo nena rica, me dijo. Mi padre con buen oído se sonrió mientras yo me sonrojaba. Dónde andas, le pregunte. Estoy llegando a tu casa, dijo. Tranquilo que

Vamos gordo

Yo miraba como se ponían todos, sus miradas me desnudaba, mientras yo asumía ese papel de culito del gordo. Malditos perros, decía entre mi. Un ritual de provocaciones para establecer mi territorio. Antes de cada tiro, le tocaba el pene y le decía, apunta como haces conmigo y mete todas

La casa encantada

Una de las mejores experiencias sexuales que he tenido sucedió cuando un novio que tuve me llevó a su casa, para conocer a su familia, en un pueblo perdido del interior, allá por oriente, donde el calor y el sol queman en todas partes. La casa era enorme y oscura,

Huyendo

–Sos un pecado –susurra en mi oído Ernesto, desafiante ante mi negativa. Eres un diablo, respondo sin mucha convicción. Sos rica, nena, repite insistentemente, mientras en confianza absorbe mi oreja y hunde su lengua, ante la mirada cómplice del mesero que nos ofrece más cerveza. Por favor, que sean dos

La noche loca

Lo escaneé con la mirada y pegué mis ojos a su piel. El no se daba cuenta, pero en el fondo de aquel mugriento bar de la zona uno, había una chica que fantaseaba con su cuerpo. Desde que entramos, note que la atracción crecía, mi imaginación comenzó a volar

El beso mortal

Mi novio había llegado a casa por la tarde e hicimos el amor hasta quedarnos dormidos. A eso de las 9 de la noche nos despertamos, nos metimos a la ducha y nos aseamos muy rico. La idea inicial era salir a bailar, pero con tanta estimulación decidimos hacer el

Nuevo inicio

El suspiró, se lanzó encima y me besó. Mi corazón se aceleró y le devolví el beso con el mismo entusiasmo. Sus labios eran muy suaves. Aunque no era la primera vez que me besaba sentí algo diferente, quizás más experiencia, quizás más deseos, no sé, tal vez era la