Golpe a favor de la corrupción

Mario Rodríguez
Qué esperaban, que Jimmy y sus secuaces se comportaran bajo los cauces que establece la democracia y respetaran el Estado de Derecho hasta la entrega del poder en enero del 2020, pues no señores, ellos son unos bandidos que buscan a toda costa evitar la cárcel, desterrando de una vez por todas a los responsables de tanta persecución. Iván Velásquez y la mentada injerencia extranjera es solo un pretexto.

La cuestión no es Iván Velásquez en particular, aquí van por todos, su objetivo es consolidar el esquema político diseñado para perpetuar la corrupción como mecanismo para hacerse ricos, y de paso salvar la persecución penal en su contra. Y tras ellos, están todos los del pacto de corruptos, los diputados transas, la vieja y la nueva política, los genocidas del pasado y del presente, los que no pagan impuestos y se rasgas las vestiduras por el país y la libre empresa, todos esos que viven de saquear al Estado y que han generado la situación en que nos encontramos. Todos se preparan para legitimar un cambio que no llegará y solo dará impunidad y más de lo mismo.

El plan en marcha para desterrar toda evidencia del trabajo de la CICIG está bien elaborado y es parte de una estrategia aterradora, que no solo salva al presidente de la persecución penal, sino también deja intacta las estructuras criminales que medran en los organismos del Estado y permite que los perpetradores del sistema retomen el control del mismo. Apoyados por un pequeño grupo de delincuentes y sectores conservadores, se sienten respaldados en su cruzada. Por eso el apoyo del sector privado y político a las acciones del mandatario es irrestricto. Asimismo, los abogados están a la expectativa, observando para donde corren las aguas de nuevo orden nacional y quién será designado para ocupar los cargos en las nuevas cortes que están por conformarse. Y para ello, cada opositor se debe neutralizar, para que sus acciones no produzcan alteraciones sociales. En eso, Estados Unidos y su embajada ha jugado un papel fundamental para desactivar y encausar las protestas. Hábilmente los operadores políticos del pacto de corruptos han actuado para que estas fiestas de fin de año, pasen las cosas que tienen que pasar. Para que las elecciones del próximo año hagan olvidar esta pesadilla que les impuso la CICIG a ellos y a las estructuras criminales que los cobijan y protegen.

Quedan pocas herramientas legales para evitar que los objetivos del pacto de corruptos se cumplan y el tiempo juega a su favor. En el ámbito de la persecución penal, la FECI sigue firme en su empeño por consolidar la lucha frontal contra el crimen organizado y la corrupción. La corte de Constitucionalidad está a un paso de ser desterrada y el equilibrio de fuerzas se puede modificar con el tiempo. Desde un principio quedo claro que la lucha judicial no provocaría ningún cambio social, más que sanear la política. De ahí para adelante, solo queda la indignación y la movilización.

Las elecciones del próximo año dejan un vacio en el esquema de poder, si el candidato o los candidatos que apoyan el pacto de corruptos no lograr el triunfo, por eso la estrategia va más allá de la CICIG y la campaña se utilizará para mediatizar la lucha contra la corrupción y frenar el avance de la justicia, consolidando el esquema político y reforzando el modelo económico, gane quien gane, dentro de ese cóctel de viejos y nuevos partidos que se presentan, todo pasará a segundo plano.

La hoja de ruta trazada por el pacto de corruptos la tiene fácil y Jimmy Morales se puede salir con la suya y retirarse como que si nada hubiese pasado. Quizás eso sea lo de menos, dado que atrás del mandatario, hay operadores políticos que aprovechan esa oportunidad para profundizar en el modelo corrupto de control político y gobernanza, aprovechando la coyuntura tan favorable, saben que sus planes no se terminan el 14 a las 14, cuando Jimmy será un bochornoso recuerdo de la historia de este país.

Los empresarios quieren profundizar en el modelo económico extractivista y depredador, ahora guiados por la Cámara de Industria, Guatemala inmortal y la Liga ProPatria, mientras los políticos de siempre afinan los mecanismos para perpetuar la dictadura corrupta del saqueo institucional, configurando ambos la política de seguridad interior que hará enemigos del Estado a la sociedad en su conjunto. No sería nada extraño que uno de los ungidos por estos grupos resulte el nuevo presidentey profundice el golpe de Estado en marcha, dentro de un supuesto esquema democrático. Estamos atrapados en el dilema de la plaza, los chairos y el neoliberalismo depredador, pero en realidad lo que está en juego es, ni más ni menos, la viabilidad de la sociedad guatemalteca.

http://ciidgt.org/boletin/

Te gusto, quieres compartir