¿Por qué este auge generalizado de la extrema derecha? Entrevista a Saïd Bouamama

Michel Collon / Grégoire Lalieu

Para el sociólogo Saïd Bouamama, “en este sistema, para ser elegido hay que dirigir el discurso a las víctimas de la globalización. Pero para gobernar, hay que dirigirlo a los que se benefician de la globalización”. Una entrevista extraída del libro El Mundo Según Trump, ya disponible en español.

Vemos un crecimiento generalizado de la tendencia de la extrema derecha en EE.UU. y en Europa. Tiene lugar en las nuevas formaciones políticas o en los partidos tradicionales. ¿Cómo lo explica?

En primer lugar, este fenómeno tiene una base material : la liquidación de los países del Este hace 25 años. Tenemos tendencia a olvidarlo, pero la desaparición de una alternativa socialista puso al capitalismo en su funcionamiento normal. Hasta aquel entonces, debía tener cuidado …

¿Por qué?

El capitalismo no podía hacer lo que le viniera en gana, porque siempre podían compararse los derechos sociales de ambos sistemas. Pero aquella desaparición trastocó las correlaciones de fuerza en cada país y pudimos asistir a una regresión social sin precedentes. Se desestabilizó a sectores enteros del cuerpo social. Y eso puede conducir a corrientes reaccionarias o a corrientes revolucionarias.

Pero es solo ahora cuando esto estalla…

Porque ahora la situación se combina con una revuelta general contra todos los escándalos, corrupciones y desvío de fondos de la que hace gala actualmente la élite burguesa. De modo que las diferentes capas de la clase media cuestionan cada vez más esa élite. Y como las fuerzas revolucionarias siguen siendo débiles, la extrema derecha lo aprovecha.

¿Trump y sus semejantes representan una alternativa?

Trump no es más que una persona confrontada a un sistema. Sea cual sea su preocupación personal, no tiene ninguna alternativa. En realidad, aunque presente una estrategia diferente a la de Obama, lo hace para defender los mismos intereses.

¿Entonces hay que decir “vade retro” contra Trump, como lo hace la prensa europea tradicional?

No, hay que poner cada cosa en su sitio. Por una parte, Trump no ofrece una verdadera alternativa al sistema. Por la otra, con él los cambios son posibles a nivel de alianzas internacionales, lo cual podría disminuir ciertos peligros de guerra. Me opongo a los análisis binarios simplistas del tipo : “en Trump todo es malo”, o “Trump, un gran salvador frente a Clinton”.

Sin embargo, tras todas las guerras que ha iniciado y su agresividad contra Moscú y Pekín, Hillary podía conducirnos hacia un gran conflicto mundial…

Efectivamente. Pero quizás Trump se acerque a Rusia para aunar fuerzas contra el “peligro” chino. Así que hay que ser prudentes, aunque si disminuyeran ciertas tensiones eso sería positivo.

Trump ha hecho algunas promesas en el plano económico que perecen positivas. ¿Pero las cumplirá?

Sin duda, todas no. Pero si frena la globalización, eso beneficiaría a las clases populares. De cualquier manera, constato que actualmente si alguien quiere ser elegido, ¡debe tener un discurso antiglobalización! Lo cual muestra que hay una toma de consciencia de las masas.

…¿ será respetada?

¡Eso es algo completamente distinto! En este sistema, para ser elegido hay que dirigir el discurso a las víctimas de la globalización. Pero para gobernar, hay que dirigirlo a los que se benefician de la globalización.

Usted dice que la clase obrera se ha empobrecido debido a la globalización en EE.UU. y Europa.

Pienso que no solo se ha empobrecido, sino también dividido, lo que le impide tener una perspectiva colectiva. Está dividida porque una gran parte de esa clase obrera ha surgido de la inmigración.

¿Y quién es responsable de esa división?

Desde hace décadas, los partidos más importantes se empeñan en dividir a la clase obrera entre los blancos y los demás.

Ahora bien, la clase obrera jamás podrá liberarse de la explotación si dirige su ira contra otros explotados, en vez de apuntar a los explotadores. La mera idea del Muro contra México ya sirve para debilitar psicológicamente a la clase obrera blanca.

De hecho, dividir a los trabajadores por el color de la piel u otra diferencia es el método más eficaz para impedir la lucha contra la explotación. Por esa razón, en la actualidad la rebelión se vuelve hacia la extrema derecha y no hacia el campo revolucionario.

Sí, ¿pero se trata solo de los partidos?

Los medios de comunicación también han contribuido mucho a la división impuesta al mundo del trabajo.

Han desconectado las revueltas de los barrios de la opresión social. Han presentado la guerra desvinculada de sus objetivos económicos. Han hablado de los indocumentados y de los inmigrantes sin señalar las verdaderas causas de ese éxodo.

Son los diferentes mecanismos utilizados por los medios de comunicación para impedir que veamos las causas. Todo eso no son problemas “culturales”, sino problemas de clases sociales.

De modo que sí, el sistema mediático carga una enorme responsabilidad en esa división; pero esa es su función : no mostrar las verdaderas causas.

El sistema está en crisis y se presenta a la extrema derecha como una solución. Entonces, ¿qué se puede hacer?

Hay que distinguir bien las cosas. Hablarle a los actores. No a los responsables de la extrema derecha, sino a aquellos que los escuchan.

¿La extrema derecha ha tenido algún impacto en el mundo del trabajo?

Sin duda alguna. El Frente Nacional (FN) no representa los intereses del mundo del trabajo, de verdad que no. Pero influye en él, porque se aprovecha del miedo y la división.

Es prioritario hablarle a los electores del FN. Pero de ninguna manera pactar con ese partido. No debemos ceder nada sobre nuestro programa, ni sobre las cuestiones de principio.

¿El programa del FN contradice sus principios?

Sí, desvía la rabia que la gente tiene contra el sistema, cambiándoles el blanco.

¿Quién pasa a ser ese blanco?

Los inmigrantes. En lugar de apuntar a los ricos de nuestro país, apuntan a los inmigrantes. Pero las fronteras no son el problema, el problema es la explotación de los trabajadores. Sobre esto, no hay que ceder.

En Francia, el Frente Nacional (FN) habla a favor de los ciudadanos de a pie, ¿no?

Si analizamos su programa económico (lo que muy poca gente hace, lamentablemente), pues bien, no, no hay ninguna medida contra los ricos. Ningún impuesto sobre los beneficios, ningún impuesto sobre las operaciones bursátiles.

Todas las medidas económicas, incluyendo las “sociales”, son financiadas por los impuestos indirectos : se le quita a los pobres para darle nuevamente a los pobres.

¿Qué haría usted si fuera presidente de Estados Unidos?

Mi primera acción sería retirar todas las tropas estadounidenses desplegadas en el extranjero. Obviamente, eso provocaría resistencias. Así, veríamos con claridad quién está favor de la globalización y las guerras. Asimismo, eso me permitiría movilizar a los que me eligieron. Movilizarlos para exigir que el sistema cambie.

Fuente : El Mundo Según Trump

Te gusto, quieres compartir