El Río Cahabón está gritando: ¡Libertad para Bernardo Caal Xol!

Lorena Medina

El profesor Bernardo Caal no es un delincuente, pero está deteniendo y siendo estigmatizado injustamente. Es un líder comunitario, del pueblo Maya Q’eqchí. Fue perseguido y acusado penalmente por un supuesto delito de robo agravado y retención ilegal de personeros de una empresa constructora de la fase II de la hidroeléctrica OXEC. Este delito fue urdido y denunciado por la empresa Netzone (ligada a RENACE) ante el ministerio público. También fue presentada en su contra otra denuncia. Esta vez por el mercenario del sindicato magisterial, Joviel Acevedo, aduciendo que ha cobrado salario sin llegar a trabajar. Finalmente, sabiéndose inocente, Bernardo se entregó a la justicia occidental, racista y clientelar porque es un hombre honesto, de claros principios y sobre todo, porque de ese modo, terminaría de una vez por todas la persecución sin sentido que habían orquestado en su contra los empresarios detrás del jugoso negocio de las hidroeléctricas OXEC I y OXEC II, del grupo RENACE. El dueño de RENACE, también posee el equipo de fútbol de liga A, el famoso Real Madrid.

El trasfondo de la criminalización de Bernardo es su rol como representante designado por las comunidades, (de una de las cuales es oriundo) para mostrar férrea oposición a la construcción y funcionamiento de estas hidroeléctricas, ya que no se ha respetado la opinión y voluntad de dichas comunidades, que no están de acuerdo con estos proyectos, debido a la contaminación y privatización del río, que históricamente ha sido fuente de vida para Santa María Cahabón, Alta Verapaz. Bernardo es la cara visible de la resistencia de las 146 comunidades que luchan en un plano desigual por defender su territorio ante los invasores. Por eso, desde el 30 de enero de 2018 a la fecha, el compañero se ha declarado PRESO POLÍTICO del Estado racista y fascista guatemalteco.

Años atrás presentó una denuncia contra la empresa RENACE ante la Corte Suprema de Justicia porque las hidroeléctricas no han respetado el legítimo derecho a ser consultado, que se incluye en el Convenio 169 de la OIT, han deforestado y contaminado el Río Cahabón. Hoy es la quinta audiencia y se espera sea la última del proceso. Las comunidades se han hecho presentes en tribunales, para mostrarle a Bernardo y al mundo que esta es su lucha, que cuenta con el respaldo de su pueblo, que exige su LIBERTAD inmediata.
L.Medina

Te gusto, quieres compartir