Por el rescate del país

miguel angel sandoval vasquez

“Son cinco temas que se propone abordar para iniciar la salida de la crisis”

Difícil es el análisis de lo que ocurre en Guatemala pues los datos cambian de manera repentina y ello hace del tema de la coyuntura un ejercicio en donde hay mucho de especulación, aunque hay un dato serio: la gobernabilidad o la gobernanza pasa un mal momento. Ello es una crisis que exige soluciones que deben ir más allá de la coyuntura. Por ello se expone una agenda mínima para intentar que el país inicie una nueva fase que nos impida recaídas cíclicas.

Como recordatorio hay una agenda de la paz que no fue impulsada durante los últimos 20 años. Se diga lo que se quiera, hay temas pendientes desde la agenda de la paz. Es el acuerdo nacional más importante desde la época del 44-54. Sin tener, ni de lejos, esa proyección. Esos compromisos estaban llamados a generar una dinámica nueva en el país. No se hizo y los resultados están a la vista.

La reforma política enfrenta como en los últimos 20 años, resistencias que solo se pueden explicar por esa alianza perversa entre corrupción y política a la criolla. Ocurre lo mismo con la reforma del sistema judicial. Salvo la parte que corresponde al Ministerio Publico, el sistema no ha sido modificado y las prácticas inveteradas continúan. En ello va la dificultad de dar un combate frontal a la impunidad sistémica.

Si es la cuestión agraria encontramos que existe un acumulado de crisis larvada que se expresa en unos 1500 casos de conflicto que esperan su turno para salir a la superficie ante la ausencia de medidas que busquen resolver esos conflictos. Hay la ley de desarrollo rural engavetada desde hace varios gobiernos.

Cuando analizamos los temas ligados a la minería o hidroeléctricas, nos topamos con las violaciones sistemáticas a los derechos de los pueblos indígenas. Eso y no otra cosa significan la idea de “normar” el Convenio 169. Es una muestra que nos dice que no se ha comprendido que los usos y costumbres de la finca no tienen nada que ver con la legislación internacional y los compromisos que han visto el día luego de largos años de estudio, debate entre los gobiernos de muchos países.

Es lo que lleva a proponer una agenda mínima, para iniciar la salida a una crisis estructural, histórica. Son puntos ligados con los compromisos de la paz, con la agenda del milenio, con las demandas de la plaza y con el sentido común. No son exhaustivos y están atravesados por temas como la equidad de etnia y de género o las demandas ambientales. Son cinco temas que se propone abordar: 1. reforma política integral, 2. reforma tributaria progresiva, 3. reforma a fondo de la justicia, 4. abordar y resolver la situación agraria, 5. derechos plenos a los pueblos indígenas.

Te gusto, quieres compartir