Las elecciones y el pacto de corruptos

Lorena Medina

Pacto de corruptos: una expresión del proyecto oligárquico, empresarial fascista, NEOCOLONIALISTA, racista y patriarcal se refuncionaliza cada 4 años con el proceso electoral, presentando una oferta que engaña y manipula al pueblo. Pero es siempre la oligarquía la que muta y reconcentra poder económico, político y militar. Las negociaciones internas entre las derechas, aún con diversos intereses, incluidos los gringos y su agenda hegemónica, logra imponerse y hacer las alianzas que les permiten cerrar filas y seguir enquistados en el poder. En contraste, las izquierdas seguimos sin definir claramente un objetivo estratégico para desarrollar una plataforma política económica y social más allá de las pugnas por seguir participando del pastel del poder formal, que no trastoca la estructura (y ni por asomo se plantea hacerlo). Esta dinámica se extrapola al seno de los movimientos sociales que aún en medio de una coyuntura tan cuesta arriba, como el inminente golpe de Estado técnico y la vuelta a la contrainsurgencia del pasado, ha dado respuestas de movilización sí, pero con las diversas expresiones por separado. Ojalá las dirigencias entiendan que estamos llegando al borde de una situación que demanda HOY MÁS QUE NUNCA dejar de lado los intereses particulares, las aspiraciones de cuotas de poder en el seno de un sistema político que ya no es legítimo y que podamos avanzar juntos a pesar de nosotros mismos hacia un proceso de refundación del Estado de manera articulada, incluyente, democrática y con un profundo sentido de identidad de clase, en el que se vean reflejados TODOS LOS PUEBLOS Y YA NO SEAMOS SECTORES, sino el PUEBLO el que construya y ejerza el poder para transformar las condiciones estructurales que permitan alcanzar el Buen Vivir para todas y todos en GUATEMALA.

Te gusto, quieres compartir