Lo que dejó el 20S

La derrota parcial del pacto de corruptos.
Derrotado el presidente en su empeño por sacar a Iván Velásquez de la CICIG, el pacto de corruptos se aferra a lo único que aún posee, el poder, la manipulación y la alianza con las redes mafiosas que han cooptado el Estado. El presidente avisa que no cumplirá las resoluciones de la Corte de Constitucional, solo falta ver si intenta, con el apoyo de los diputados del congreso, disolver la Corte.

Una esperanza convertida en movilización.
Después de dos años de empuje e iniciativa del pacto de corruptos por no perder sus espacios, la población volvió a ganar la calle. El 20S demostró que la indignación de la gente sigue latente. Que una marcha sirvió para reactivar el activismo y la movilización social, que no se manifestó solamente en la capital, sino a todo lo ancho y largo de la geografía nacional. La dignidad no tiene color, ni estampa.

Cada quién por su lado.
La articulación social y las confluencias necesarias no llegan, cada quién acciona desde sus propias debilidades, sin que eso genere sinergias importantes. La suma de las partes, es más interesante que saber los colores en que está compuesto el arco iris de la izquierda política. La lucha en contra de la corrupción no produce la revolución, pero si ayuda a cambiar el sistema político.
Lo negro de la jornada

Los encapuchados de siempre.
Los que nadie sabe de donde salen, ni quién los dirige, pero que usurpando calidades de estudiantes irrumpen los espacios públicos a veces sin más reclamo que salir en los noticieros y ser noticia por lo que hacen, no por lo que dicen. Los usan para tergiversar los hechos, para desinformar, para golpear. Es claro que reciben protección de las autoridades, tanta a lo interno, como también del gobierno, pues accionan con tal impunidad, con una cobertura mediática impresionante, sin ningún reparo de por medio y sin más cohesión que la que otorga un pacto oscuro para mantener ciertos privilegios económicos dentro del entramado corrupto del país.

La enésima ratificación de la cúpula empresarial.
El cacif le apuesta por mantener a Jimmy Morales al frente de la presidencia y con ello sella su alianza con el pacto de corruptos. Nada de extraño, viniendo de un sector que valiéndose del entramado corrupto del que también es parte, quiere seguir manteniendo los beneficios de un sistema en donde puedan tener derecho a decidir, sin importar nada más que sus propios intereses.

El falso debate
Los medios de comunicación se empeñan en debatir cuestiones jurídicas de cara a justificar el accionar político del mandatario y del pacto de corruptos. Incluso algunos analistas aceptan la tesis del gobierno que el único culpable de la situación es Iván Velásquez y el secretario de la ONU por su empeño en mantener al comisionado y no escuchar los reclamos del presidente. La realidad muestra que el empeño casi personal del mandatario se debe única y exclusivamente para evitar enfrentar a la justicia. La tergiversación y la manipulación de la información es una constante en estos momentos.

En río revuelto, el ejército es el ganador
Ha retomado la iniciativa y el control del aparato de poder, su presupuesto se verá incrementado el próximo año, sus principales dirigentes evaden por el momento la justicia y retoman los viejos métodos de control ciudadano a través de la represión, el miedo y la vuelta a la violencia. No es extraño que, con tantos casos expuestos por el MP, en donde sus principales cabecillas sean miembros en activo de la institución armada, estén más interesados en terminar con la CICIG que en cumplir con la función que les designa la constitución.

Fotografía de Vlady Polanco, tomado de Facebook

Te gusto, quieres compartir