No tenemos ni idea que pueda pasar, lo cierto es que Iván puede regresar.

La Corte de Constitucionalidad, el máximo organismo del Estado en materia constitucional, otorgó amparo provisional y “el (la) Comisionado (a)” puede regresar al país. Así se termina una situación incomoda provocada por una decisión hepática producto de la incompetencia y el miedo. Pero se abre otra situación que puede desembocar en problemática. La pregunta que flota en el ambiente es si el presidente Morales acatará el fallo o por el contrario hará oídos sordos tal y como piden diversas voces del pacto de corruptos en las redes sociales.

En cualquiera de los dos casos, la crisis socio política del país se resolverá el próximo año, cuando se defina el futuro de la CICIG, concluyan las elecciones generales y se conozca a los ganadores. Ahora mismo, no hay que hacer mayor esfuerzo para saber la relación de causa y efecto que hay entre la resolución emitida, la postura de los funcionarios públicos que respaldan al mandatario y el apoyo que la Comisión tiene entre la población. Cada quién tiene definida su postura, la Corte llama al entendimiento.

En otras palabras, el enfrentamiento continúa abierto, los poderes del pacto de corruptos y golpistas siguen intactos, contenidos, hasta cierto punto. Pero siguen siendo capaces de cualquier cosa, incluyendo un golpe de estado. Y ese temor es más latente ahora mismo, dadas las directrices que el mandatario ha tomado en los últimos dos años, todo puede pasar.

Dentro de las muchas reacciones escuchadas por la radio y la televisión de parte de diversos analistas, sobresale el llamado a respetar las resoluciones de la Corte, estemos o no de acuerdo. El problema surge cuando estos mismos analistas hacen una serie de interpretaciones de la resolución, y ahí es donde surge el lio otra vez. Los tratados internacionales deben cumplirse. Si no, para qué se firman. El convenio con las Naciones Unidas sigue vigente, no está roto. Por lo tanto, el Estado tiene la obligación de su fiel cumplimiento. Y en este momento, Iván Velásquez sigue siendo el Comisionado de la CICIG. Y sobre la entrada del Comisionado resolvió la Corte.

Al mismo tiempo que se conocía la resolución, comenzaron a circular una serie de rumores, algunos sin sustento y otros más creíbles, pero todos habrá que tomarlos con calma. Lo cierto es que los integrantes del pacto de corruptos y ahora golpistas están llamando a dar un golpe de estado, desconociendo a la Corte y tomando el control de todos los poderes. Ahora mismo también se dice que hay una reunión de emergencia en casa presidencial con el alto mando del ejército, lo cual complica la situación, de acuerdo con las medidas que de ahí emanen. En todo caso, la situación del país sigue complicada.

De modo que al final no hay mejor remedio que seguir presionando para que Iván Velásquez y la CICIG continúen con su labor. Como también, hay que recordar que sigue pendiente en el Congreso la resolución del ante juicio contra el presidente. Cómo dicen por ahí, el qué nada debe nada teme, Jimmy debe enfrentar a la justicia, así se soluciona de una vez por todas la madre de todas las crisis. En todo caso, si no acata la resolusión podría enfrentar la prisión. Y si la respeta, también.

Fotografía tomada de facebook, compartida por varias personas.

Te gusto, quieres compartir