Un poco de su propia medicina. De los invisibles y los muertos corruptos “importantes”

Lorena Medina

Los empresaurios se han encargado de minar, desmantelar, dejar en las paupérrimas condiciones los servicios públicos esenciales, tales como la salud, para de esta manera justificar el modelo de privatización. Ahora les tocó literalmente un poquito de su propia medicina. Nada dicen de los niños, mujeres, ancianos que mueren a diario por no poder siquiera llegar a un puesto de salud menos a un hospital. Para las comunidades lejanas es un lujo tan siquiera contar con el mínimo primer nivel de cobertura del sistema de salud.

Quienes usamos esos servicios porque no tenemos seguro médico. No tenemos cómo prevenir o tratar enfermedades, vamos con la esperanza de mejorar, pero la verdad llora sangre. No hay medicinas, lo atienden mal a uno, hay prioridad si vas baleado o puyado, de lo contrario aunque sea apendicitis, vos con tu dolor, no hay vacunas para los niños, uno llega a cada rato a preguntar y te dicen que “no han venido”. Juegan con la salud y la vida del pueblo, los corruptos y los empresarios de las farmacéuticas, seguros, etc todos los que están en la rapiña para beberse la sangre del sistema de salud son los asesinos de pueblo. Lo matan lentamente, por enfermedad, por hambre, por su desmedida ambición.

Te gusto, quieres compartir