Estamos usando tanta arena de río para la construcción, que pronto podría acabarse

Omar Marroquín Pacheco
La arena es el recurso natural más consumido en el mundo, después del agua y el aire, todas las ciudades en el mundo construyen a partir de ella. La industria de la construcción se estima que utilizan 25 mil millones de toneladas de arena y grava cada año (la arena y la grava son 2 de los 3 elementos que componen el concreto el tercero es el cemento).

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente midió que del año 2011 al 2013, solamente China usó más hormigón de lo que Estados Unidos había utilizado en todo el siglo XX, para poder tener una idea que pueda dimensionar esa cantidad de concreto, igual a un muro que circule todo el ecuador de la tierra (40,075 kilómetros), con un muro de 27 metros de alto (altura de un edificio de 9 niveles), por 27 metros de ancho.

Con el actual ritmo de uso de la arena, se puede agotar en algunos países para el año 2,020. Pensar que la arena es un recurso infinito es un error conceptual, dado que en realidad constituye un recurso finito. Se podría pensar que la abundancia de arena en los desiertos, pero la realidad es que este tipo de arena no es apta para la construcción, siendo de muy poca utilidad para construir, debido a que sus granos son demasiado lisos y finos para poder unirlos.

Para que la arena tal como la conocemos y la utilizamos, tarda muchos años para poder formarse y, dado el actual ritmo de consumo, simplemente no es sostenible.
En el mundo muchos Centros de Investigación han planteado alternativas ecológicas y de otro tipo, lo que plantean es la reducción de la huella de carbono en relación a las alternativas de concreto tradicional, por la incorporación de aglutinantes de tipo orgánico, con resultados de proyectos ecológicos y amigables con el ambiente.

Aunque estas alternativas se encuentran en las primeras etapas de desarrollo, lo que se busca es encontrar una solución a este grave problema del siglo XXI.

Te gusto, quieres compartir