La casa pasiva en la arquitectura

Omar Marroquín Pacheco
La preocupación por hacer casas amigables con el ambiente, no es una moda, es ya una necesidad y una obligación que se tiene que implementar de inmediato.

Para su construcción se recurre a la arquitectura bioclimática y con una combinación de eficiencia energética, se producen soluciones constructivas con un consumo energético muy bajo y que ofrece todo el año temperaturas agradables y confortables, sin la utilización de las alternativas tradicionales de climatización.
Este concepto se popularizo en las Escuelas de Arquitectura en los años 80´s, con la publicación del Libro La Casa Pasiva Clima y Ahorro Energético por el Instituto de Arquitectura de los Estados Unidos.

Edward Mazria recoge las experiencias de viviendas que minimizan el uso de sistemas convencionales para calefacción y refrigeración aprovechando las condiciones climáticas y asoleamiento de cada sitio en particular, generando un manual de aplicación.

La expresión pasivo define el principio de captación, almacenamiento y distribución, capaz de funcionar solo, sin aportes de energía exterior y que con técnicas sencillas y sin ningún tipo de equipo especial.

Por esas fechas el Departamento de Energía de EE.UU. empieza a difundir entre la comunidad de arquitectos de ese país un modo diferente de concebir la vivienda bajo cuatro factores principales: temperatura, soleamiento, humedad y viento, financiando una guía para la construcción de casas pasivas para los 16 tipos distintos de climas de ese país.
Los sistemas solares pasivos se utilizan principalmente para captar y acumular calor proveniente de la energía solar, y su nombre de pasivos obedece a que no utilizan dispositivos electromecánicos para reciclar el calor, los mismos suceden por principios físicos básicos como la conducción, radiación y convección solar.

La arquitectura bioclimática entonces consiste en el diseño de edificaciones que tienen en cuenta las condiciones climáticas, pero que aprovechan los recursos disponibles en la naturaleza (sol, vegetación, lluvia, vientos) todo con el fin de disminuir los impactos ambientales, intentando reducir los consumos de energía.

Por lo que el concepto de arquitectura bioclimática está íntimamente ligada a la construcción ecológica, que se refiere a las estructuras o procesos de construcción que son responsables con el ambiente y que utilizan los recursos de una manera eficiente durante el tiempo de vida de una construcción.

Una vivienda bioclimática puede conseguir un ahorro considerable e incluso llegar a ser sostenible en su totalidad. Aunque los costos de construcción pueden ser mayores, en el tiempo tiende a ser rentable, ya que el costo inicial, puede llegar a amortizarse en el tiempo, al disminuir los costos de operación de la vivienda.

Te gusto, quieres compartir