Por ahora Lula continuará en prisión

El presidente del tribunal de apelaciones determinó que el candidato preferido de Brasil siga preso. Después de una catarata de órdenes y contraórdenes en torno a su liberación, el líder del PT seguirá privado de su libertad. Cientos de personas permanecen en el Sindicato de Metalúrgicos de San Pablo pidiendo la liberación del ex tornero mecánico.

El expresidente Lula da Silva deberá permanecer preso, cumpliendo la pena de 12 años y un mes. Así lo determinó el presidente de un tribunal de apelaciones de Brasil después de una catarata las órdenes y contraórdenes para la liberación del exmandatario.

“Determino el retorno de los autos al gabinete del juez João Pedro Gebran Neto, así como la manutención de la decisión proferida por él” de que Lula siga en la cárcel, señaló en un despacho Carlos Eduardo Thompson Flores, el presidente del TRF4 de Porto Alegre (sur), el tribunal que ratificó la condena en primera instancia de Lula en enero.

El expresidente Lula da Silva deberá permanecer preso, cumpliendo la pena de 12 años y un mes. Así lo determinó hace instantes el presidente de un tribunal de apelaciones de Brasil después de una catarata las órdenes y contraórdenes para la liberación del exmandatario.

“Determino el retorno de los autos al gabinete del juez João Pedro Gebran Neto, así como la manutención de la decisión proferida por él” de que Lula siga en la cárcel, señaló en un despacho Carlos Eduardo Thompson Flores, el presidente del TRF4 de Porto Alegre (sur), el tribunal que ratificó la condena en primera instancia de Lula en enero.

El juez de guardia de esa corte de apelaciones Rogério Favreto había ordenado esta mañana la liberación de Lula al aceptar un pedido de habeas corpus del Partido de los Trabajadores (PT).

La disputa judicial -que en pocas horas ha hecho pensar que Lula estaría libre, que seguiría preso, luego otras vez liberado- sacudió al país vecino y parece llegar a su fin a partir de la decisión del el presidente del TRF4.

En octubre celebrará las elecciones presidenciales en las que el exmandatario es favorito. Lula oficializará su candidatura en agosto. Desde esta tarde, cientos de personas permanecen en el Sindicato de Metalúrgicos de San Pablo pidiendo la liberación del ex tornero mecánico, que está primero en las encuestas, y le lleva casi 20 puntos de distancia al segundo.

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva se mostró escéptico sobre su posible salida de prisión, según dijo el diputado del Partido de los Trabajadores (PT) Wadih Damous, después de reunirse con él en la celda donde está retenido.

“Desde que le di la noticia de que habíamos obtenido esa orden (de su puesta en libertad), se mostró muy escéptico, no creía que pudiera cumplirse, no le afectó a la moral porque ni siquiera él lo veía posible”, expresó este parlamentario en rueda de prensa en Curitiba (sur), según recoge el diario Folha de São Paulo.

Lula está preso en la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba desde el pasado 7 de abril, cumpliendo de forma provisional una condena de 12 años y un mes de cárcel por presuntos delitos de corrupción y blanqueo de dinero.

Este domingo el juez del Tribunal Regional Federal de la 4ª Región (TRF-4) Rogério Favreto (que estaba de guardia este fin de semana) emitió una orden urgente para que se le pusiera en libertad.

Poco después, el también juez João Pedro Gebran Neto (encargado del caso de Lula en ese tribunal y autor de la condena) le desautorizó y bloqueó la decisión, pero acto seguido Favreto insistió y dio a la Policía Federal un plazo de una hora para soltar al expresidente.

Ante la guerra judicial los partidarios de Lula consideran que el ex presidente ahora es víctima de un “secuestro político” pactado entre el TRF-4, el juez de primera instancia Sérgio Moro (que condenó a Lula en un principio) y la Policía Federal.

Con información de Página12 y La Jornada

Te gusto, quieres compartir