Volcanes cotidianos

Danilo Santos

Los días van pasando y no se ve clara la estrategia del gobierno para atender a las víctimas del volcán, no se trata solo de proveer los albergues; que de eso ya se preocupó la ciudadanía, sino de el reasentamiento de la población y la evaluación sería del sistema para saber dónde falló y corregir. Fenómenos naturales parecidos habrá, es un hecho. La duda es si nuevamente dejaremos a las personas a su suerte y simplemente declararemos nuevos santuarios. Por otro lado, tampoco se ve que se saquen lecciones de lo sucedido, más bien se buscan culpables o bien la actitud es obcecada y soberbia, características deleznables del actual gobierno.

Yendo al origen del problema, creo que debemos apuntar a quiénes han construido la República desde sus inicios, revisar cada ladrillo que han puesto en lo jurídico y cómo han diseñado las instituciones de gobierno. Más allá del volcán, diariamente hay tragedias que tienen la misma causa: el olvido.

La cuestión no es ideológica, no se trata de que la izquierda quiera acceder al poder a través de los “sismos” que van generando las coyunturas en el país, no, la cuestión es si nos funciona lo que tenemos para vivir en paz, trabajar en paz, y buscar la felicidad propia y de quienes nos rodean. Yo creo que no. Y la respuesta no está en lo divino, no es Dios el que se ensaña o el que dará soluciones; tampoco los pastores o curas. Debe ser el Estado a través del poder que la ciudadanía le confiere y las necesidades que sus representantes deben resolver legislando, administrando la cosa pública y haciendo que las leyes se cumplan.

Especial mención requieren quienes han estado en el poder durante décadas y se ufanan de ello, pues ustedes son hartamente responsables de que el país no ande. Por complicidad, omisión o simple y llana incapacidad. Se acerca un proceso electoral con cambios en la Ley Electoral y de Partidos Políticos, pero no son suficientes para cambiar cómo se configuran los partidos, quiénes son sus dueños y mucho menos, su programa o propuestas.

Somos un país desequilibrado donde la separación de poderes es un chiste, tenemos al frente del poder local a capos impresentables, se eligen gobernadores y gobernadoras que paran siendo títeres del partido oficial, y de desarrollo y progreso saben lo mismo que de física cuántica. Toda vez las elecciones no sean concurrentes y no podamos evaluar desde la ciudanía el desempeño del funcionariado a mitad de periodo, los partidos harán lo que quieran en el Congreso y el Ejecutivo, no digamos los jefes y jefas ediles. La ciudadanía debe contar con la opción de sacar a un político electo si no está haciendo bien su trabajo. Qué han hecho para mejorar nuestra calidad de vida quienes están hoy en el Congreso y el Ejecutivo, qué han hecho los alcaldes y alcaldesas por nosotros en cada municipio, qué. Quiénes de los que hoy gobiernan han visto hacia el futuro y legislan, administran y planifican para arrancar las causas de la pobreza, violencia e inequidad.

Es hora de cambiar las reglas del juego político y a la clase política. Ya basta de gente impresentable que incuba tragedias haciendo nacer volcanes cotidianamente donde no los hay. Los que mandan deben obedecer, de lo contrario no nos representan.

Te gusto, quieres compartir