Emma:El inefable sentir de la madre de un niño detenido-desaparecido…

Lorena Medina

Hijo mío, hoy es un día más en que me pongo en pie, presurosa, con el firme deseo de dar un paso adelante para hallar la justicia para tí y para tantos otros niños y niñas, quienes al igual que tú, fueron arrebatados de los brazos de sus madres. Respiro profundo y camino pensando tantas cosas; otro día más en que estoy deseando que llegue la justicia que he buscado sin parar por más de tres décadas. El tiempo ha pasado, pero siento que fue ayer cuando te vimos por última vez…

Nunca olvidaré como fuiste llevado sin clemencia alguna, por esas bestias sanguinarias, a quienes no les importó que fueras tan solo un niño, mi niño. Tu risa sigue inundando cada rincón de nuestra casa y de nuestro corazón que se aferra a ella como una bandera libertaria.
Sabes, estos han sido días y noches de dolor, angustia, de búsqueda sin descanso. Mi único objetivo, sueño y meta en esta vida es econtrarte, llevarte a dormir a un lecho amoroso, rodeado de flores; cubrirte del frío, de la lluvia, abrigarte como lo hacía siempre en las madrugadas.

Este es otro día que se añade a tantos otros en que voy como en el aire, estremecida, ansiosa y con la firme de decisión de tener una respuesta que le de descanso a mi alma. ¡No dejaré que seas olvidado nunca! ¡Sigues estando presente en cada momento de mi existencia y en la lucha de todo aquel que ama la vida! Estás en la memoria de todos aquellos que tuvimos la dicha de gozar tus pequeños años, mijito.

Tengo un nudo en la garganta, no puedo expresarte todo lo que siento. La sala, las luces que encandilan, las preguntas sin respuesta; la gente, el tiempo, la peregrinación, los recuerdos, la impotencia, el vacío de tu habitación, la indiferencia de tanta gente, pero al mismo tiempo el amor y la solidaridad de otro montón de gente que sin conocerte te ama y también se une a mi deseo añorado de encontrarte algún día.

Amado hijito, te prometo que no descansaré mientras mi corazón siga latiendo, mientras mis piernas y la esperanza me sostengan y aún cuando ya no quede nadie más acompañando mis pasos, seguiré tocando puertas, incomodando a esos desalmados que saben qué te ocurrió y han callado tantos años. No te preocupes, todo va a estar bien. Seguiré preguntando, inclaudicablemente, ¿Dónde está? ¡Que alguien responda! ¡Quiero saber la verdad!

Nunca, jamás dejaré de recorrer una y mil veces este mundo, hasta el último hálito de vida que me quede ¡¡¡HASTA ENCONTRARTE!!!

En honor a la lucha incasable de Emma Theissen y la familia de Marco Antonio Molina Theissen, en la búsqueda de su amado angelito.
Ana Lucrecia Molina Theissen, Emma Molina Theissen
#CasoMolinaTheissen #JusticiaParaMarcoAntonio

Te gusto, quieres compartir