Suecia y Guatemala

Por Miguel Ángel Sandoval

El 7 de diciembre de 1996, se firmó en Estocolmo, el Acuerdo sobre Reformas Constitucionales y Régimen Electoral, en el marco de las negociaciones que llevaron unos días después a la firma del acuerdo de paz firme y duradera el 29 de diciembre de ese mismo año. Terminaba así un largo conflicto armado en Guatemala.

Suecia había sido durante años amigo del proceso de paz y desde entonces continúo apoyando el proceso. Uno de los funcionarios del gobierno de Suecia que contribuyeron en ese proceso fue Anders Kompass.

Muchas cosas han pasado pero Suecia continúa apoyando lo que queda del proceso de paz y ha sido un formidable apoyo en la posguerra. No parece nada constructivo el desatino de demandar la salida de uno de los principales apoyos al proceso de paz.

No se puede tener tan corta memoria y tan limitada visión de Estado, pues forma parte de éste, la política internacional que se construye a veces, en largos procesos que no pueden ser motivo de exabruptos como manera de cultivar las mismas.

Finalmente, si somos medianamente serios, el proyecto de la Cicig se remonta a los Acuerdos de Paz firmados hace ya más de 20 años. Es una de las tantas explicaciones del apoyo de Suecia, que si por algo se caracteriza, es por la coherencia de su política exterior.

Te gusto, quieres compartir